jueves. 20.06.2024
Las organizaciones Eurogrupo para los animales y Compasión en la agricultura mundial pidieron este jueves que se descarten los planes para crear la primera granja de pulpos del mundo en Las Palmas de Gran Canaria, una iniciativa impulsada por la empresa Nueva Pescanova, por la "crueldad" y las "consecuencias medioambientales" que conllevaría.

Las organizaciones animalistas también instaron en un comunicado a que la Unión Europea no utilice fondos públicos para apoyar el desarrollo de la cría de pulpos o cualquier otra nueva cría industrial de animales "a la luz de la evidencia científica significativa y creciente de que está matando a nuestro planeta".

Las entidades aseguraron que los planes de Nueva Pescanova para la granja enviados a la Dirección General de Pesca del Gobierno canario y "destapados por Eurogrupo para los Animales" han suscitado "preocupaciones serias".

Las preocupaciones se refieren "al uso de un cruel método de sacrificio, al confinamiento de pulpos en pequeños tanques estériles y a prácticas que contribuyen a la sobreexplotación de las poblaciones de peces salvajes", de acuerdo con los animalistas.

Eurogrupo para los animales y Compasión en la agricultura mundial manifestaron que un millón de pulpos serán criados y sacrificados cada año en la futura granja, lo que producirá 3.000 toneladas de pulpo anualmente.

Según señalaron las organizaciones en un informe, los pulpos serán sacrificados introduciéndolos en agua con hielo sin aturdimiento previo, "un método no humanitario que causa dolor, miedo y sufrimiento" a los animales.

Detallaron que Nueva Pescanova planea sacrificar los pulpos sumergiéndolos en tanques que contienen 500 litros de agua con hielo a entre -3 y 0 °C, "lo que provocará una muerte dolorosa, estresante y lenta".

Asimismo, precisaron que los pulpos, "solitarios por naturaleza, se mantendrán en condiciones de hacinamiento donde correrán el riesgo de sufrir agresiones y canibalismo".

Las entidades animalistas afirmaron que los planes operativos de Nueva Pescanova reconocen que los pulpos viven mayoritariamente en solitario y que, sin embargo, se mantendrán en grupos "con altas densidades dentro de sus granjas".

Aseguraron que Nueva Pescanova es consciente de que las altas densidades de los cefalópodos pueden afectar a su bienestar y crear el riesgo de agresión, territorialismo y canibalismo.

"Para controlar este problema, los planes de la granja incluyen la separación de los individuos por sexo y tamaño", según el informe.

Las entidades apuntaron que los planes de exponer los pulpos a veinticuatro horas de luz artificial durante el periodo de reproducción para acelerar el desove de las hembras "pueden causar un estrés significativo a los animales, ya que los pulpos evitan la luz en el medio salvaje".

Criticaron que los pulpos serán alimentados con piensos comerciales que contienen "harina y aceite de pescado como ingredientes principales, lo que plantea elevados riesgos medioambientales".

En su comunicado, las organizaciones subrayaron que si se aprueba el proyecto, Canarias acogería la primera granja de pulpos del mundo, pero reconocieron que hay planes similares en países como México y Japón.

La consejera delegada de Eurogrupo para los Animales, Reineke Hameleers, pidió a la Unión Europea prohibir las granjas de pulpos "antes de que vean la luz del día".

"Establecer a ciegas un nuevo sistema de cría sin tener en cuenta las implicaciones éticas y ambientales es un paso en todas las direcciones equivocadas y va en contra de los planes de la UE para una transformación alimentaria sostenible", comentó.

Por su parte, la directora de investigación de Compasión en la agricultura mundial, Elena Lara, pidió a las autoridades canarias "rechazar" los planes de Nueva Pescanova. 

Animalistas piden no crear la primera granja de pulpos del mundo en Canarias