lunes. 17.06.2024
El Gobierno ha aprobado este martes la Ley de Familias para continuar el trámite parlamentario con la intención de que esté en vigor esta legislatura sin la prohibición del "pin parental", una medida retirada finalmente por Derechos Sociales por recomendación del Consejo de Estado.

La norma incluye tres nuevos permisos para el cuidado de familiares o convivientes, asimila las familias monoparentales con dos hijos a las numerosas y reconoce los diferentes tipos de familias, como adoptivas, reconstituidas, LGTBI, con algún miembro con discapacidad, múltiples o acogedoras.

La ministra de Derechos Sociales, Ione Belarra, ha anunciado su aprobación por parte del Gobierno en su perfil de Twitter, en un vídeo en el que detalla las medidas de la norma para abordar la "emergencia de la conciliación" y afrontar con nuevos permisos las "carencias históricas" en este ámbito.

En la rueda de prensa tras el Consejo de Ministros, la ministra portavoz, Isabel Rodríguez, ha justificado la ausencia de Belarra porque ya compareció en su día para presentar el anteproyecto y no ha habido cambios sustanciales, y ha considerado que hoy había asuntos informativamente prioritarios.

La ley crea un registro de parejas de hecho que podrán acceder a los distintos permisos, como los 15 días que se da por matrimonio, y reconoce el derecho a la atención temprana.

También recoge la ampliación de la renta crianza de cien euros al mes por hijo menor de 3 años que solo cobraban las madres trabajadoras a aquellas que están en paro o que hayan cotizado al menos un mes, una medida que ya está en marcha desde enero.

La Ley de Familias, que transpone la directiva europea de conciliación de 2019 y modifica el Estatuto de los Trabajadores, incluye un permiso retribuido de cinco días al año para atender a un familiar hasta segundo grado o un conviviente y el derecho a ausentarse por motivos familiares urgentes -en casos de enfermedad o accidente- hasta cuatro días también retribuidos.

Incorpora un nuevo permiso de ocho semanas, pero no retribuido, para padres y madres de hijos menores de 8 años, que podrá disfrutarse de forma continua o discontinua, a tiempo completo o parcial.

"Las personas deben poder formar las familias que ellos decidan, si quieren hacerlo, y deben elegir con quien quieren compartir su vida. Y las instituciones estaremos ahí para acompañarlas, para protegerlas y para apoyarlas. Porque queremos un país con personas más libres y más felices", ha destacado Belarra.

Con la nueva norma ascenderán a más de un millón las conocidas hasta ahora como "familias numerosas", que pasan a denominarse "familias con mayores necesidades de apoyo a la crianza", ya que incorpora a unos 300.000 hogares de un solo progenitor con dos hijos que pasan a tener esa condición que reconoce derechos y ayudas.

También otorga ese título a los hogares con dos hijos donde un ascendiente o descendiente tenga discapacidad, los encabezadas por una víctima de violencia de género o por un cónyuge que haya obtenido la guardia y custodia exclusiva sin derecho a pensión de alimentos, y aquellos con dos hijos en la que un progenitor esté en tratamiento hospitalario durante un año o haya ingresado en prisión.

El texto ha retirado a última hora la prohibición del conocido como "pin parental", como proponía el anteproyecto de la norma impulsada por Belarra, "atendiendo a la recomendación y el criterio técnico del Consejo de Estado" para que la norma "sea conforme a su dictamen", según han explicado a EFE fuentes de Derechos Sociales.

La portavoz del Gobierno se ha limitado a señalar que se han atendido algunas precisiones del Consejo de Estado respecto al ámbito competencial y los derechos de los padres, y ha evitado comentar el informe del CGPJ que alerta de que la veintena de tipos de familia que contempla la ley genera inseguridad y desigualdad. 

Aprobada la Ley de Familias