miércoles. 07.12.2022

Las calles 30 se consolidan y ya evitan una de cada cinco muertes en ciudad

El límite máximo de velocidad a 30 km/h en las vías urbanas de un único carril por sentido, una medida que afecta a siete de cada diez calles de España y que lleva en vigor un año y medio, ha evitado una de cada cinco muertes en siniestro de tráfico en 2021, una tendencia que se está consolidando en lo que llevamos de año.
30kmh
30kmh
El límite máximo de velocidad a 30 km/h en las vías urbanas de un único carril por sentido, una medida que afecta a siete de cada diez calles de España y que lleva en vigor un año y medio, ha evitado una de cada cinco muertes en siniestro de tráfico en 2021, una tendencia que se está consolidando en lo que llevamos de año.

2021 cerró con 417 fallecidos en las vías urbanas, lo que supone 102 menos, es decir, un descenso del 20 % en relación con 2019 (año de referencia), un dato "inaudito", según señala en una entrevista con EFE el director general de Tráfico, Pere Navarro, toda vez que, en general, la siniestralidad vial se mueve en unos porcentajes de más/menos un 5 %.

¿Esto significa que se han respetado los límites en las ciudades?: "Los datos hablan por sí solos. Esta era una medida de largo alcance. No se puede poner un policía detrás de cada esquina, sino que se trata de convencer. Las velocidades han bajado y las víctimas también. Y, además, no ha habido rechazo social", responde Navarro.

La medida ha evitado también uno de cada cuatro atropellos mortales en las ciudades. Y casi un tercio de las muertes de mayores de 65 años, un colectivo "especialmente sensible" en la movilidad de las urbes. Además, los motoristas fallecidos en accidente han disminuido un 17 %.

Unas cifras que, según el responsable de la DGT, acercan la seguridad vial a los objetivos marcados para el decenio de reducir en un 50 % las muertes en accidente de tráfico.

Esta tendencia, resalta Navarro, se está manteniendo en lo que llevamos de año en las ciudades, independientemente de su tamaño, y está no solo calmando el tráfico, sino también disminuyendo el ruido, la congestión y las emisiones de CO2. Todo ello, gracias a la gestión que están haciendo los ayuntamientos de esta medida.

Y añade: el paso siguiente sería una "significativa" reducción de las señales de tráfico y, en una segunda fase, la retirada de algunos de los semáforos.

LA OTRA CARA DE LA MONEDA: SUBEN LAS MUERTES EN CARRETERA

Frente a la reducción de la siniestralidad en las ciudades, los accidentes y víctimas han aumentado en las carreteras. Hasta el pasado día 13 se han registrado 896 fallecidos, un 4 % más que en el mismo periodo del año anterior.

Navarro, al igual que los responsables de tráfico europeos con los que se reunió recientemente, lo achaca a las prohibiciones de la pandemia y a la posterior guerra de Ucrania, que han llevado a los conductores a "una cierta relajación" de las normas y a pensar que "hoy es hoy y mañana, ya veremos".

Lo demuestra el hecho de que la movilidad haya aumentado un 2 % respecto a la prepandemia a pesar del aumento del precio de los combustibles.

A Tráfico también le preocupa el número de atropellos en autopistas y autovías; la mayor parte de las víctimas son personas que por algún motivo se han bajado del coche y que la DGT está tratando de concienciar de ese riesgo a través de campañas que tiene intención de intensifica.

No obstante, España se sitúa a la cabeza de Europa en las tasas más bajas de siniestralidad, con 32 fallecidos por millón de habitantes, frente a los 44 de media de la Unión Europea, y por delante de países como Finlandia, con 40, Francia, con 45, y muy cerca de Alemania (31).

Y ello a pesar de que nuestro país tiene 5,5 millones de motos, de que 70 millones de turistas alquilan coches, de que uno de cada cuatro fallecidos no usa el cinturón de seguridad y de las 50.000 condenas penales por alta tasa de alcohol al volante.

"O no lo sabemos o no nos lo creemos", enfatiza Navarro al recalcar los buenos resultados del España.

PATINETES: ¿SEGURO OBLITARIO AL VEHÍCULO O AL CONDUCTOR?

Durante la entrevista, Navarro se refiere también al auge de los patinetes, un nuevo actor en la movilidad urbana y al que el director de Tráfico cree que "se está dando más importancia de la que tiene".

Tras una primera regulación que prohíbe a este vehículo de movilidad personal circular por las aceras, superar los 25 km/h y obliga a los usuarios a llevar casco, el siguiente paso que se está estudiando con los ayuntamientos es la obligatoriedad del seguro, un tema sobre el que existe consenso.

El debate está ahora entre los que consideran que se debe asegurar el patinete y los que creen que el seguro debe ser para la responsabilidad civil del que lo conduce.

Lo que sí parece descartado es que los patinetes lleven matrícula: "Hay que pensárselo dos veces", dice Navarro.

El responsable de Tráfico apuesta por la "presión social" más que por la presencia policial para concienciar a los usuarios de patinetes de que deben cumplir las normas y, en especial, la de no invadir las aceras.

Mientras se debaten las nuevas medidas para el patinete, Tráfico ha aplazado la implantación del carné B-1 para jóvenes de 16 años al considerar que no es urgente dado que no hay demanda social, pero se abordará en la próxima reforma del reglamento de conductores. 

Las calles 30 se consolidan y ya evitan una de cada cinco muertes en ciudad
Comentarios