sábado. 24.09.2022

Cierran 30 canales de una red social que vendían productos de lujo falsificados

La Policía Nacional ha cerrado 30 canales en una misma red social donde tres grupos organizados sin vinculación entre sí distribuían productos falsificados de marcas de lujo, un nuevo método para saltarse los controles de propiedad industrial.

tarjeta internet

La Policía Nacional ha cerrado 30 canales en una misma red social donde tres grupos organizados sin vinculación entre sí distribuían productos falsificados de marcas de lujo, un nuevo método para saltarse los controles de propiedad industrial.

Seis personas implicadas en estas organizaciones han sido detenidas en Barcelona, Cáceres, Madrid, Murcia, Valencia y Ferrol (A Coruña), y otros diez sujetos están siendo investigados, ha informado este jueves la Dirección General de la Policía.

Los sospechosos ofrecían los artículos falsificados a través de enlaces camuflados dirigidos a una plataforma de compraventa, una nueva fórmula utilizada con el objetivo de no ser detectados por los exhaustivos controles establecidos tanto por las plataformas de venta como por las marcas.

Esta modalidad requiere que los fabricantes del producto falsificado, asentados en países asiáticos, desde donde dirigen toda la red, recluten a personas en cada país para publicitar sus productos, por lo que se forma la denominada "red de afiliados", los cuales reciben comisiones por cada venta.

La investigación sobre estas tres organizaciones en España se inició a finales del año 2020 como resultado de las labores de "ciberpatrullaje" en redes sociales llevadas a cabo por agentes expertos en la materia.

Los investigadores se toparon con tres canales en una conocida red social donde a diario se publicaban multitud de enlaces camuflados que permitían adquirir artículos textiles falsificados a través de una plataforma de compraventa online, simulando la compra de productos sin marca.

Alguno de estos canales contaba con más de 45.000 usuarios, lo que incrementaba de manera exponencial el volumen de ventas de cada producto ofertado.

Aunque los responsables de los canales no tenían vinculación entre ellos, en todos los casos ponían en práctica el mismo modus operandi, el de los enlaces camuflados.

Además, los investigados diseñaron "bots" que les permitían automatizar las publicaciones en los canales, así como realizar otras acciones como detectar y actuar en contra de los usuarios que no seguían las medidas de seguridad que los responsables establecían.

Los seis administradores detenidos también recibían un abono de dinero procedente de la plataforma de compraventa online de artículos por el tráfico de clientes que le derivaban desde las redes sociales.

En un escalón inferior a estos administradores se hallaban los colaboradores, quien a cambio de una contraprestación realizaban labores de arbitraje y moderación en los canales.

A los investigados se les imputan delitos contra la propiedad industrial y pertenencia a organización criminal. 

Cierran 30 canales de una red social que vendían productos de lujo falsificados
Comentarios