martes. 16.07.2024
UFD, la distribuidora eléctrica del grupo Naturgy, ha detectado más de 9.300 fraudes por conexiones ilegales a la red en los dos últimos años, una actividad que calcula tiene un coste anual de cerca de 2.000 millones de euros.
 
Los casos de conexiones ilegales descubiertos en este período han supuesto la recuperación de 160 GWh de energía sustraída, una cantidad que equivale al consumo anual de casi 50.000 hogares, según ha destacado este martes la compañía en un comunicado.
 
La firma ha asegurado que ha intensificado su ofensiva contra el fraude eléctrico para prevenir el riesgo que suponen las conexiones ilegales, ya que pueden provocar incendios "y reducir el coste para el sistema eléctrico que asumen el resto de los clientes a través de su factura".
 
En concreto, UFD está llevando a cabo campañas para la detección de estos fraudes y la manipulación de contadores en Galicia, Madrid, Castilla-La Mancha y Castilla y León.
 
En estas regiones, ha realizado en los dos últimos años más de 32.500 actuaciones que se han saldado con la apertura de estos 9.335 expedientes por fraude. Sólo en 2022, interceptó fraudes por un volumen de 105 GWh, el doble que el año anterior.
 
Según sus datos, las conexiones fraudulentas a la red de UFD crecieron un 28 % entre 2008 y 2013, tras la irrupción de la crisis económica, y desde el inicio de la pandemia, estos casos han aumentado aún más.
 
UFD está presente en Madrid, Galicia y Castilla-La Mancha, donde es el mayor distribuidor de electricidad, y en Castilla y León. 

La distribuidora eléctrica UFD detecta 9.300 conexiones ilegales en dos años