jueves. 30.06.2022

María Soto (psicóloga): Es un error amaestrar a tus hijos como en Supernanny

La psicóloga coruñesa María Soto, que acaba de publicar "Confianza cien. Expectativa cero", se opone a educar a los hijos con premios y castigos, una metodología basada en la corriente del conductismo. "Gente que se veía los capítulos de 'Supernanny' se ha dado cuenta de que eso es amaestrar. Es un error".

madre-8

La psicóloga coruñesa María Soto, que acaba de publicar "Confianza cien. Expectativa cero", se opone a educar a los hijos con premios y castigos, una metodología basada en la corriente del conductismo. "Gente que se veía los capítulos de 'Supernanny' se ha dado cuenta de que eso es amaestrar. Es un error".

Su último libro, editado por Vergara, es una guía práctica para educar desde la disciplina positiva (psicología adleriana), que propone relacionarnos con los hijos desde el respeto, la confianza en ellos y en nosotros mismos y desde una posición igualitaria (horizontal, no de superioridad) en las diferentes etapas de crecimiento.

En una entrevista con EFE, Soto afirma que muchos psicólogos formados en el conductismo, lo que se estudia en las facultades españolas, "están arrepentidos" de haberlo aplicado. "Gente que se veía todos los capítulos de 'Supernanny' se ha dado cuenta que eso es amaestrar. El niño debe desarrollar potencialidades y el conductismo es lo contrario", subraya la psicóloga y logopeda.

Cuando el aprendizaje se basa en el miedo, "no hay aprendizaje. Algunas personas castigan pensando que así enseñan a los niños a responsabilizarse, pero un castigo lo único que hace es que el niño pierda la confianza en ti. Ya no va a mirarte como una persona de la que poder aprender. Los hijos pierden la confianza en sus padres muy pronto porque los adultos se contradicen todo el rato, no les dan seguridad ni les ayudan a desarrollar su capacidad".

Entre los factores que influyen en el aprendizaje, Soto destaca el del tiempo: "Hace unos años se decía que no es tanto el tiempo sino la calidad que se dedica: no es así. No puede ser que les eduque con herramientas muy positivas dos horas al día, porque lo que hay que conseguir es una relación personal con tus hijos".

Por eso, argumenta, hay una generación de niños que está totalmente desconectada de sus padres, que con el modo prisas y el no tengo tiempo, "lo que hacen es meter una pantalla o una actividad extraescolar de por medio, porque si el niño no está entretenido da problemas. Y ahí nos estamos cargando todo".

"La propuesta que hago es aprovechar las potencialidades innatas del niño (curiosidad, ganas de superación..). Cuando le das la oportunidad de responsabilizarse, de cooperar y tener un lugar significativo en las situaciones, ese niño va a querer colaborar. Si le das una orden te va a ver por encima y no habrá conexión. No se aprende por obligación, miedo o autoridad sino por inspiración".

A través de la espiral del premio y el castigo, "probablemente vas a conseguir lo que quieres, pero, en cuanto te des la vuelta, el niño no solo no va a hacer caso sino que no les has ayudado en lo que es aprendizaje y la toma de decisiones" y, aunque como madre "tenga más horas de vuelo", mi hijo también "aporta valor".

Reconoce Soto que habrá adultos que consideren "una chorrada" lo de colocarse al mismo nivel de los hijos; sin embargo, dice, cuando lo haces, "te estás poniendo a la altura de las personas que son tus hijos que merecen los mismos derechos y las mismas oportunidades de encontrar su lugar que tú". "No necesitamos ponernos por encima, ni usar la fuerza, ni el tamaño para que una persona aprenda y confíe en nosotros. Necesitamos jerarquía pero no vertical".

El libro apuesta además por cero expectativas, porque de lo contrario "querrás vivir la vida en función de ellas y eso supone limitarla. La ruta vital tiene que estar enfocada en mi sentimiento de capacidad, soy mi mejor versión constantemente y no tengo que decidir mi camino, la vida ya me va a colocar ahí, por eso la confianza cien".

"Por ejemplo, alguien que sabe dibujar y no tiene la meta de ser director de Disney sino ser su mejor versión -no dejar de crecer, de aprender-, la vida le colocará donde sea más útil", concluye. 

María Soto (psicóloga): Es un error amaestrar a tus hijos como en Supernanny
Comentarios