miércoles 27/10/21

Sexo y embarazo: ¿Qué debes saber?

Mantener relaciones sexuales durante el embarazo es algo que causa inquietud en muchas mujeres por el miedo a que pueda llegar a afectar al proceso de gestación de su bebé. 

sexo-embarazo

Mantener relaciones sexuales durante el embarazo es algo que causa inquietud en muchas mujeres por el miedo a que pueda llegar a afectar al proceso de gestación de su bebé. En general, salvo que un médico indique lo contrario, es seguro mantener relaciones íntimas estando embarazada e incluso muchas mujeres siente un mayor apetito sexual en algunas etapas del embarazo.

Entonces, ¿es seguro el sexo estando embarazada?

Mantener relaciones sexuales no va a dañar al bebé en un embarazo normal sin ningún tipo de incidencias. El bebé se encuentra dentro del útero y en el cuello uterino se crea un tapón mucoso que evita cualquier tipo de daño. Por tanto, el sexo durante el embarazo no incrementa las posibilidades de sufrir un aborto involuntario o de provocar un parto de forma prematura.

Si tienes miedo al respecto siempre puedes probar poco a poco utilizando un dildo y tú misma podrás comprobar cómo es posible mantener relaciones íntimas. Existen casos en los que el embarazo es de riesgo y el médico puede recomendar a la pareja no mantener relaciones sexuales, especialmente durante las últimas semanas de embarazo.

Y es que existen algunos estudios de que la penetración vaginal y los orgasmos pueden provocar la aparición de las conocidas como contracciones de Braxton Hicks en la etapa final. Son contracciones leves que las mujeres tienen durante las últimas semanas de embarazo, pero ni inducen al parto ni provocan partos prematuramente.

Alternativas a las relaciones íntimas tradicionales

Durante el embarazo, si tienes miedo de que algo pueda ocurrirle a tu bebé durante las relaciones íntimas vaginales, puedes mantener relaciones con tu pareja a través de otras alternativas, como son el sexo oral y el sexo anal. Si nunca antes te has atrevido a ello quizás es el momento perfecto de experimentar, y si necesitas juguetes bdsm para lanzarte tan solo tienes que comprarlos.

Las relaciones íntimas orales son totalmente seguras en el embarazo y está demostrado que el sexo anal no produce ningún tipo de daño al bebé. En ocasiones durante el embarazo pueden aparecer hemorroides en las mujeres y si es el caso debes evitar el sexo anal para no empeorarlas. También es importante evitar pasar del sexo vaginal al sexo anal y viceversa, ya que podemos trasladar bacterias de un lado a otro provocando una infección nada recomendable, especialmente estando embarazada.

Posturas sexuales más recomendadas

A lo largo del embarazo vas a notar cómo te va a costar más trabajo mantener relaciones íntimas en algunas posturas que utilizabas anteriormente. Durante las últimas semanas de gestación vais a tener que buscar posturas en las que tu pareja no ejerza presión sobre el vientre, obviando en todo caso la posición del misionero.

Con la práctica tú sola vas a descubrir qué posturas te resultan más cómodas. Algunas de las más recomendadas por los especialistas durante el embarazo son la cucharita, sentada sobre el borde la cama o sentándose encima del chico y controlando la chica los movimientos. Tan solo tienes que hablar con tu pareja hasta encontrar aquellas posiciones que mejor os hacen sentir a ambos durante el embarazo.

Cuándo no se deben mantener relaciones íntimas

Durante el embarazo existen algunos factores que van a influir en la posibilidad o no de mantener relaciones íntimas. Y es que la matrona o el médico te pueden aconsejar que evites las relaciones sexuales en algunos supuestos, como son los siguientes:

  • Cuello uterino debilitado, lo que puede aumentar la posibilidad de padecer un aborto involuntario o adelantar el parto de forma prematura.
  • Embarazo de gemelos, ya que el riesgo para la gestación es mayor.
  • Si la placenta llega a cubrir, de forma parcial o total, la entrada del cuello del útero.
  • Si has tenido antecedentes de parto prematuro en embarazos anteriores.
  • Si has detectado de forma ocasional pérdida de líquido amniótico durante el embarazo.
  • Si has tenido durante el embarazo pérdidas de sangre o sangrados vaginales que pudieran estar relacionados con el embarazo.
  • Rotura de la fuente, lo que hace que sea más probable padecer algún tipo de infección.

En el caso de que estés embarazada y tengas diferentes parejas sexuales durante el embarazo es fundamental también que te protejas a ti misma y a tu bebé de sufrir algún tipo de enfermedad de transmisión sexual (ETS). Es importante, por tanto, que utilices protección, como puede ser el preservativo, durante las relaciones íntimas y así evitar infecciones que pueden afectar a tu estado de salud y al de tu bebé.

Como se puede apreciar existen multitud de factores que debes tener en cuenta a la hora de mantener relaciones íntimas durante el embarazo. En la mayoría de los casos puedes disfrutar de tu sexualidad con total normalidad sin riesgos y sin miedo a poner en riesgo el embarazo.

Comentarios