miércoles 19/1/22
GAL-MARRUECOS MÚSICA

Amancio Prada repasó su carrera en un concierto en Rabat para los elegidos

El cantante español Amancio Prada ofreció hoy en Rabat un concierto en el que repasó prácticamente toda su carrera para un público elegido que, en medio de una semana de conciertos masivos, prefirió envolverse en la voz cálida del trovador leonés.

El cantante español Amancio Prada ofreció hoy en Rabat un concierto en el que repasó prácticamente toda su carrera para un público elegido que, en medio de una semana de conciertos masivos, prefirió envolverse en la voz cálida del trovador leonés.


Acompañado por un grupo de guitarra, mandolina, acordeón, violoncello y percusión, Prada se dio el trabajo de explicar en francés para el público rabatí cada una de sus canciones, que sonaron en español, gallego y francés.


Dominaron en el concierto las canciones de sus dos grandes amigos poetas, Agustín García Calvo ("Libre te quiero" o "El mundo que yo no viva") y Chicho Sánchez Ferlosio ("Pa'la sangre la vida" y "El cantar tiene sentido").


Junto a ellos, los poetas españoles clásicos, desde San Juan de la Cruz ("Llama del amor vivo") hasta Miguel Hernández o Federico García Lorca cuyos poemas Prada ha musicado desde hace años.


El cantante, vestido de negro y con un foco directo sobre su cabeza, supo transmitir al público marroquí esa magia del niño que aún lleva dentro contando anécdotas de su infancia y su Bierzo natal o de sus ya lejanos años en París que hoy le sirvieron para desempolvar el francés.


Fueron muchas las canciones en gallego, ya fueran populares o de su admirada Rosalía de Castro ("Adios ríos, adios fontes"), con las que Prada regresó sentimentalmente a la tierra donde nació y creció, haciendo partícipe al público de la nostalgia por un tiempo perdido.


Las simpatías de Amancio Prada quedaron claras cuando versionó, en español y luego en francés, al cantante y poeta anarquista francés Leo Ferré, cuya devoción compartía con Agustín García Calvo.


Después de una hora de concierto en el que tampoco faltaron algunos temas propios, así como romances antiguos rescatados por el autor, Prada se marchó con sus cinco músicos, pero el público, puesto en pie y aplaudiendo fuerte pese a su escaso número, le animaron a volver al escenario.


Regresó Amancio Prada con una zanfoña con la que interpretó uno de sus temas más tristes, el romance francés marinero "Brave marin" con el que se despidió, poniendo broche así a uno de los conciertos más intimistas de la semana musical de Mawazine, durante la que Rabat se llena de músicas del mundo.

Amancio Prada repasó su carrera en un concierto en Rabat para los elegidos
Comentarios