domingo 19/9/21

Tres de cada cuatro titulares de parcelas próximas a viviendas en parroquias priorizadas cumplen con sus obligaciones para la prevención de los incendios forestales

  • El Convenio de protección de las aldeas ha logrado que el 70% de los titulares de parcelas priorizadas gestionen la biomasa de sus terrenos
  • La concienciación ciudadana y la colaboración interadministrativa están siendo claves para el éxito del convenio
desbroce
desbroce

El Gobierno gallego lleva años luchando para proteger aldeas, tierras y montes de la amenaza del fuego, a través de medidas como la Ley de recuperación de la tierra agraria de Galicia o la nueva Ley de prevención y defensa contra incendios.

Otra de las medidas estrella de la Xunta, y que está teniendo un gran éxito gracias al grado de cumplimiento de los particulares y a la colaboración interadministrativa de los agentes implicados, es el Convenio de protección de las aldeas.

Este convenio, impulsado por el Ejecutivo autonómico y firmado por la Consellería do Medio Rural, la Federación Gallega de Municipios y Provincias (FEGAMP) y la empresa pública SEAGA, entró en vigor en el 2018, a raíz del trabajo de la comisión parlamentaria creada tras los incendios de 2017.

Ahora, solo tres años después, el porcentaje tanto de parcelas como de superficie gestionada en las fajas secundarias (las más próximas a las viviendas) de las parroquias priorizadas se sitúa ya cerca del 70%. Esto significa que el grado de cumplimiento de los deberes de gestión de la biomasa por parte de los particulares se ha incrementado notablemente, ya que en el año 2019 se encontraba en torno al 50%.

prevencion-incendios

Foto: Trabajos de prevención

 

La Xunta ha revisado ya 180.000 parcelas de las parroquias priorizadas

La Xunta ha aportado estos datos tras finalizar los trabajos de comprobación de cerca de 180.000 parcelas de parroquias priorizadas, concluyendo que 3 de cada 4 titulares de parcelas han cumplido con sus deberes de gestión de la biomasa para la prevención de incendios forestales.

Asimismo, el Ejecutivo ha comenzado ya el proceso de notificación a los propietarios que no han cumplido con sus obligaciones, instándoles a la limpieza de sus parcelas.

Por el momento, ya ha remitido 8.000 notificaciones de un total de 65.000. Sin embargo, en torno a 31.500 de los titulares de estos terrenos son ilocalizables, por lo que serán avisados a través del DOG (Diario Oficial de Galicia) y del BOE (Boletín Oficial del Estado).

En este sentido, cabe mencionar que los propietarios de terrenos en parroquias priorizadas pueden realizar las tareas de limpieza y gestión de la biomasa por su cuenta, o contratarla directamente a SEAGA, por un precio ventajoso de 350 euros por hectárea limpia.

En caso de que no lo hagan, cada ayuntamiento procederá subsidiariamente y luego les trasladará el coste correspondiente.

Trabajos de prevención

Foto: Roza con tractor

Medio Rural comienza a revisar las parroquias no priorizadas

Tras la revisión de las parroquias priorizadas, la Consellería do Medio Rural está revisando las parroquias no priorizadas en los 81 ayuntamientos adheridos actualmente al Convenio de protección de las aldeas que cuentan con parroquias priorizadas. Para ello, ha contratado a una treintena de capataces que se están encargando de la supervisión del estado de gestión de la biomasa. Esta plantilla se suma a las otras 15 personas que ya venían trabajando en el territorio.

Además de las acciones en las fajas secundarias, que son aquellas más próximas a las viviendas, el acuerdo suscrito con la FEGAMP y SEAGA contempla la gestión de la biomasa en vías de titularidad municipal.

Estos trabajos de limpieza se efectúan a demanda de cada concello con cargo al convenio hasta un máximo de 10 kilómetros por ayuntamiento y año, y se ejecutan de manera subsidiaria hasta 10 hectáreas, también por ayuntamiento y año.

Asimismo, el convenio prevé la puesta en marcha de iniciativas estratégicas como son los proyectos de movilización de tierras en fajas secundarias que se consideren de especial trascendencia o la puesta en marcha de aldeas modelo para recuperar parcelas alrededor de núcleos de población. En este sentido, cabe destacar que ya hay 44 figuras de este tipo en diferentes fases de ejecución y 14 declaradas en toda Galicia.

Por su parte, el refuerzo de actuaciones preventivas mecanizadas en los 270 ayuntamientos adheridos al convenio permitirán alcanzar una superficie de actuación en áreas cortafuegos próxima a las 5.000 hectáreas.

Además, las iniciativas vecinales para el cumplimiento de las medidas preventivas en las fajas secundarias son esenciales para el éxito del convenio. Un ejemplo de estas iniciativas es la que supuso la entrega de media docena de motosierras, una decena de batefuegos y otros utensilios como aserraderos y tijeras cortarramas a la Asociación medioambiental “Axuge” de Lobios.

En el marco del Convenio de protección de las aldeas, el Gobierno autonómico contempla también la asistencia técnica a los ayuntamientos. De este modo, la Xunta continúa apoyando a los consistorios para la tramitación de sus planes de prevención y defensa contra incendios, alcanzando ya los 232 planes enviados a otros tantos municipios.

De estos, 130 ya están aprobados y 41 cuentan con informe favorable de la Consellería do Medio Rural y están pendientes de la aprobación en el Pleno de los ayuntamientos.

Por último, y en cuanto a las herramientas tecnológicas a disposición de los 270 ayuntamientos adheridos, el convenio contempla un visor de trabajo que permite determinar y visualizar las parcelas afectadas por fajas secundarias así como la aplicación Xesbío, empleada para la gestión de los numerosos registros que genera el convenio.

 

Comentarios