miércoles. 07.12.2022

El cansancio del hormigón y la erosión del agua provocaron el colapso del viaducto

El deterioro del hormigón y la corrosión provocada por el agua son las causas que están detrás del colapso del vano 2 del viaducto del Castro, en la A-6 entre Galicia y León, el pasado mes de junio.
viaducto-a6
El deterioro del hormigón y la corrosión provocada por el agua son las causas que están detrás del colapso del vano 2 del viaducto del Castro, en la A-6 entre Galicia y León, el pasado mes de junio.

Esa es la conclusión de los dos estudios encargados a empresas especializadas por el Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana, según ha informado este martes su secretario general, Xavier Flores, quien ha adelantado que la calzada a Madrid será transitable en el segundo semestre del año que viene, y la de A Coruña en 2024.

IDEAM y MC2, especializadas en estructuras, han sido las dos empresas encargadas de realizar los informes y ambas han llegado a la misma conclusión: “que esto es multicausal, es una concomitancia de ambos efectos”, ha dicho Flores.

Los estudios teóricos previos descartaron que la acción del agua pudiese causar un colapso como el que se produjo en junio, “incluso cuando se hicieron estudios extremos”, pero ello unido al cansancio del hormigón propiciaron el derrumbe.

“En viaductos en situaciones orográficas y climatológicas tan agresivas la lección principal es cuidar muchísimo la impermeabilización y tener en cuenta estos efectos locales que pueden ser mucho más intensos en degradación de materiales de lo que nos podríamos esperar o de lo que la literatura previamente nos indicaba”, ha dicho el secretario general del ministerio, como primer aprendizaje de lo sucedido.

La segunda lección: “Este país ha vivido un gran desarrollo de sus infraestructuras en las últimas décadas, somos líderes en cuanto a estructuras viarias y ferroviarias y tenemos que ser todos conscientes como sociedad de que esas infraestructuras que hemos construido requieren de un esfuerzo de mantenimiento, modernización y mejora, requieren que las cuidemos y estemos muy encima”.

Flores ha descartado que el resto de los viaductos de las carreteras españolas estén en la misma situación y ha calificado de “caso extremo” el de la A-6, pero ha asegurado que “un aviso es suficiente” y que es necesaria la “revisión continua” de todos los viaductos para que un colapso como el de la A-6 no vuelva a suceder.

Ahora, el Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana iniciará unas obras que implicarán la reconstrucción de las pilas demolidas y la sustitución de los tableros colapsados, los cuales serán dotados en su conjunto de una solución mejor y más duradera.

Para las obras de la calzada sentido Madrid el Ministerio calcula una inversión de unos 30 millones de euros, que se pagarán con el fondo de emergencia reservado en los Presupuestos Generales de Estado para este tipo de actuaciones, mientras que la calzada A Coruña será algo más cara, si bien la cantidad aproximada está todavía por definir. 

El cansancio del hormigón y la erosión del agua provocaron el colapso del viaducto
Comentarios