miércoles. 29.06.2022

Cercas cree que el pequeño Nicolás es un impostor "de tercera"

El escritor extremeño Javier Cercas considera que el 'pequeño Nicolás' es un impostor "de tercera", que no llega ni a la suela de los zapatos del protagonista de su última novela, según explicó a Efe en una entrevista. 

El escritor extremeño Javier Cercas considera que el 'pequeño Nicolás' es un impostor "de tercera", que no llega ni a la suela de los zapatos del protagonista de su última novela, según explicó a Efe en una entrevista. El autor de "El Impostor", donde narra la historia de Enric Marco, que se hizo pasar durante años por ex-preso en Mauthausen y llegó a ser presidente de la asociación de deportados en los campos de concentración nazi Amical y secretario general de la CNT, comparó a su personaje con el que estos días protagoniza los medios de comunicación españoles.

 

Para Cercas, Marco es el "Maradonna o el Picasso" de la impostura por transgredir las normas de la sociedad de una manera sobrecogedora, pero 'el pequeño Nicolás', aunque puede ser comparable, no está a la altura, ya que es igual que equiparar "a un jugador de tercera con Messi". Javier Cercas afirma que antes de narrar 'El impostor' le vinieron a la cabeza muchos miedos y escrúpulos morales por abordar un tema tan complejo y "monstruoso" como la historia de este nonagenario barcelonés.

 

"Yo como persona no soy particularmente valiente, me considero razonablemente cobarde, como todo el mundo. Pero como escritor no puedo serlo. Un escritor cobarde es como un torero cobarde", reconoce Cercas, que promociona su obra en Galicia. El escritor recoge en esta metanovela -en la que mezcla narración, crónica, ensayo, biografía, entrevista y autobiografía- un ejercicio de psicoanálisis individual y colectivo para colocar al lector frente al espejo y ayudarle a ver una realidad "sin maquillar", donde perciba la luz que hay el final de la cueva.

 

"Quería meter al lector dentro y hacerle ver que este hombre monstruoso que cometió la monstruosidad de mentir sobre el crimen más monstruoso de la historia de la Humanidad no es ajeno a él", detalla. A su juicio, todo hombre tiene algo de Enric Marco dentro, aunque al principio surja esa tentación o ese instinto de apartarlo de inmediato y pensar que no tiene nada ver con uno o que, sencillamente, quien lo hace está enfermo. "Todos tenemos algo de este hombre y es imprescindible saberlo y conocerlo, porque seguramente ésa sea la única forma de combatirlo", abunda.

 

El artífice de 'El impostor', publicado por Literatura Random House, desentraña, en un thriller hipnótico, los motivos que llevaron a este hombre a fabricar un alter ego, y que simplemente responden a una necesidad básica de todo ser humano, que es ser aceptado y admirado. Verdades y mentiras son los elementos que el francotirador de palabras utiliza para evidenciar la exigencia de recurrir a la ficción para soportar una realidad. Cercas se apoya en T.S. Eliot para señalar que "la especie humana no puede soportar demasiada realidad", por lo que "todos somos, de algún modo, novelistas de nosotros mismos". "La realidad mata y la ficción alivia", porque permite vivir otras vidas, insiste el autor de "Soldados de Salamina".

 

Desde esta idea, Cercas narra la peripecia de Marco, un hombre que, después de 30 años encerrado en "un cuchitril" cercano al campo de fútbol del Barcelona, después de una infancia "catastrófica, sin amor, con una madre loca", después de todo ello, decide vivir una "vida intensa", cambia de nombre a Enrique Marcos, se muda a otra ciudad y llega a ser el secretario general de la CNT. "Lo que hizo fue reinventarse por completo, crearse una vida nueva de héroe y vivirla, eso, en el fondo, es lo que hace este país", asume.

 

En este sentido, el autor se refiere al momento en que España abandona el Franquismo para transitar a la Democracia, un tiempo en que el protagonista de "El Impostor" era "más la regla que la excepción", ya que muchos políticos e intelectuales de la época decidieron también inventarse una vida irreal. "Una de las grandes paradojas de Marco es que su vida ficticia es mucho menos interesante que su vida real, porque la real es la puñetera historia de este país", que pretendía dejar de ser "pobre, miserable y sangrienta", para convertirse en "bonita, glamourosa, romántica, sentimental y heroica".

 

Cercas cree que el pequeño Nicolás es un impostor "de tercera"
Comentarios