lunes 29/11/21

Cómo preparar el mejor pulpo a la gallega

Cocinar bien un pulpo y, además, hacerlo a la gallega no siempre es fácil. De hecho, son muchas las posibilidades de que el octópodo quede demasiado blando o demasiado duro. Por ello, a continuación, os presentamos paso a paso la mejor forma de cocinar un pulpo a la gallega. 

pulpo-gallega

Cocinar bien un pulpo y, además, hacerlo a la gallega no siempre es fácil. De hecho, son muchas las posibilidades de que el octópodo quede demasiado blando o demasiado duro. Por ello, a continuación, os presentamos paso a paso la mejor forma de cocinar un pulpo a la gallega. 

Como no podía ser de otra manera, el primer paso para hacerlo bien es comprar un pulpo gallego 100%. De este modo, tendremos en el paladar el sabor del mar de Galicia y podremos disfrutar de un producto de calidad con todas las garantías. 

No obstante, actualmente, no es tan sencillo encontrar en las pescaderías pulpo fresco de las rías gallegas. Así, frente a esta pequeña dificultad, lo que podemos hacer es optar por adquirir el producto congelado. Comprar estuches de patas, crudas o congeladas, cuya cantidad se ajuste a nuestro número de comensales. De ser así, lo importante es optar por una marca que nos garantice que ni la textura ni el sabor se pierden en el proceso de congelado. 

Cómo cocinar bien pulpo a la gallega

Para que el pulpo no quede duro tras cocinarlo, existen diferentes trucos que se pueden seguir antes de meterlo en la olla. En este sentido, hay gente que opta por golpearlo contra algún material duro mientras que otra lo congela directamente para que pierda toda la rigidez. Para descongelarlo, es importante dejarlo unas 24 horas aproximadamente en la nevera, para que vaya bajando de temperatura poco a poco. 

Como sucede con la mayoría del marisco galelgo, lo mejor antes de cocinarlo es pasarle un agua para reducir todas las posibles impurezas como el salitre o los restos de arena. Una vez lo hayamos lavado, será el momento de introducirlo en la olla, aunque para esto deberemos esperar a que el agua rompa a hervir. 

Así, cuando el agua ya esté hirviendo, deberemos “asustar” al pulpo, es decir, introducir su cabeza tres veces en el agua para que este se vuelva rígido y no pierda la piel durante su proceso de cocción, que variará entre los 35 y los 40 minutos, en función del tamaño y el peso del pulpo. 

Con todo, antes de retirar el pulpo de la olla, deberemos comprobar que está perfectamente cocido pinchándolo con un tenedor. Si no conseguimos introducir el cubierto en el pulpo es que todavía no está cocido. 

La preparación de las patatas

El pulpo a la gallega se acompaña de patatas cocidas, conocidas popularmente como “cachelos”. Para que cojan el sabor del pulpo y estén realmente ricas, lo que tenemos que hacer es, una vez hayamos retirado el pulpo de la olla, deberemos introducir las patatas y cocerlas durante aproximadamente 15 minutos. 

Cuando las patatas ya estén cocidas, deberemos colocarlas en un plato haciendo de base. Posteriormente, colocaremos sobre ellas el pulpo cortado en pequeños trozos de un centímetro de grosor aproximadamente. Para finalizar, condimentamos el plato con sal gorda, pimentón y aceite virgen de oliva extra. Una vez puesto en la mesa, solo nos quedará comer y disfrutar de una gran receta.

Cómo preparar el mejor pulpo a la gallega
Comentarios