miércoles. 17.04.2024

El Laboratorio Ibérico Internacional de Nanotecnología (INL) de Braga albergó este jueves la presentación del criomicroscopio electrónico Cryo-TEM, un nuevo instrumento que estará al servicio de los avances científicos en Portugal, pero también a ambos lados de la frontera hispanolusa.

Cryo-TEM forma parte de la red nacional de microscopía electrónica portuguesa (CryoEM-PT), a través de la cual fue financiado este nuevo instrumento y que cuenta con varios "nodos" distribuidos por todo el país destinados a la preparación local de muestras y el procesamiento de datos, siendo las instalaciones del INL su nodo central.

"Será el primer instrumento de este tipo en Portugal y dentro de la red", explicó a EFE Paulo Ferreira, coordinador de la CryoEM-PT y coordinador científico de la AEMIS Facility del INL -instituto cofinanciado por España y Portugal-, durante la presentación del proyecto.

Aunque el microscopio ya está funcionando, aún necesita "algunos ajustes para estar plenamente operativo", explicó Ferreira, quien añadió que en adelante no solo esperan recibir a investigadores y empresas portuguesas, sino también españolas, "la mayoría de la zona de Galicia".

Esto permitirá, subrayó Ferreira, que haya una "transferencia de conocimientos de un lado al otro" de la frontera.

Este instrumento, único en el país, coloca a Portugal "en una posición única" y permitirá a la comunidad científica ahondar en el conocimiento de enfermedades desde neurodegenerativas a otras como el cáncer.

COMPLEMENTARIO A OTROS EN EL INL

Dado que se encuentra en las instalaciones del INL, este nuevo instrumento "complementa los otros equipos de caracterización de muestras" que alberga este instituto de cooperación ibérica, porque "aporta unas capacidades que hasta ahora no tenía", explica a EFE, por su parte, el responsable de Microscopía Electrónica en el INL, Enrique Carbó-Argibay.

Se trata de "un equipo centrado en muestras biológicas", mientras que "los otros equipos que tenemos son de muestras de otro tipo de material", añade Carbó-Argibay.

Por su parte, el director general interino del INL, Paulo Freitas, subrayó que este instrumento, cuya función fundamental es "analizar muestras biológicas de alta resolución" y que hasta el momento "no existía en Portugal", es "importante" porque "permite a la comunidad (científica) avanzar" en diversas materias.

Asimismo, durante la inauguración, la presidenta de la Fundación para la Ciencia y la Tecnología de Portugal, Madalena Alves, valoró la red de microscopía y la puesta en marcha de este criomicroscopio electrónico como "el resultado de la iniciativa de colaboración conjunta de varias entidades", que permitirá seguir avanzando en numerosos campos de investigación.

La criomicroscopía electrónica es una técnica de vanguardia clave para investigación en biología estructural y salud, que permite observar las células y sus componentes con un nivel de detalle sin precedentes.

Este tipo de microscopios utilizan los electrones para observar los materiales, lo que permite llegar hasta el nivel atómico, mientras que las muestras se enfrían a temperatura del nitrógeno líquido para evitar que cuando el haz de electrones interactúe con ellas las destruya.

La tecnología que utilizan fue galardonada con el Premio Nobel de Química en 2017, convirtiéndolos en instrumentos considerados críticos en la salud y ciencias de la vida. 

Un criomicroscopio electrónico al servicio de la investigación hispanolusa