lunes 10/5/21

El año 2020 fue el segundo más cálido en Galicia desde 1961

El instituto meteorológico Meteogalicia ha publicado este jueves el avance de su informe climatológico anual que recoge que 2020 fue en Galicia el año con la segunda mayor temperatura media desde 1961, tan solo superado por 1997.

playa coronavirus

El instituto meteorológico Meteogalicia ha publicado este jueves el avance de su informe climatológico anual que recoge que 2020 fue en Galicia el año con la segunda mayor temperatura media desde 1961, tan solo superado por 1997. Al cierre del ejercicio, Galicia registró una temperatura media anual de 14,58 grados centígrados, aproximadamente un punto por encima del valor climático previsto, y con especial incidencia en la media de las temperaturas mínimas, que fue de 1,1 grados más de lo esperado.

 

Entrando en el detalle de los datos mes a mes, la mayor temperatura media viene dada por los valores “extremadamente cálidos” del mes de mayo, provocados –considera el informe- por el predominio de las condiciones anticiclónicas y por la gran estabilidad de ese período. Asimismo, durante el mes de julio también se dieron “muchas jornadas con avisos por temperaturas extremas” en el sur de Galicia; mientras que el mes de febrero fue anormalmente cálido debido a los anticiclones que bloquearon la influencia de las borrascas procedentes del norte.

 

En cuanto a las lluvias, 2020 fue un año “ligeramente seco” en Galicia, donde la precipitación media acumulada fue de 1.237 litros por metro cuadrado, un valor con una desviación de apenas un cinco por ciento respecto a las cifras de referencia.

 

El precedente de 2017 como un ejercicio mucho más seco hace que los valores de 2020 no destaquen especialmente, aunque los datos mensuales sí presentan detalles llamativos por la concentración de lluvias en el verano y en la parte final del año. Concretamente, agosto fue un mes “muy lluvioso” debido a la llegada de numerosos frentes y borrascas procedentes del Atlántico en la segunda mitad del mes, mientras que diciembre también fue “muy húmedo” por el predominio de las altas presiones y la sucesión de “borrascas importantes” que dejaron niveles considerables de lluvias en determinadas zonas. Por el contrario, tanto julio como mayo fueron meses más secos de lo previsto, en consonancia con la estabilidad y las altas temperaturas que se registraron durante los mismos.

Comentarios