martes. 05.03.2024

Le han llamado muchas cosas al presidente de la Junta de Castilla y León, Juan Vicente Herrera, pero este lunes se ha estrenado como "camarlengo de todos los presidentes autonómicos" en España, en palabras de su "amigo y compañero de partido", el presidente gallego, Alberto Núñez Feijóo.

 

A un hombre de profundas convicciones religiosas como Herrera no le habrá extrañado la alusión, a modo de homenaje, que ha hecho Feijóo en un desayuno informativo organizado por el diario El Norte de Castilla, a pesar de que el presidente gallego ha reconocido que anoche mismo, en una cena que ambos compartieron, recibió la presión del político burgalés para que no le elogiara en público aprovechando su despedida. Como ocurre en la jerarquía eclesiástica, a medida que Feijóo hablaba de Herrera, éste ha ido ascendiendo en el escalafón:

 

"El cardenal laico de la política en España es Juan Vicente Herrera", ha espetado el presidente de la Xunta ante la sorpresa del auditorio, que se ha elevado en el siguiente envite. "No hay duda, es el camarlengo de todos los presidentes", ha rematado Feijóo ante el rubor de Herrera, que le escuchaba sentado y con la expresión de no entender cómo alguien que acababa de decir que siempre sigue sus "indicaciones", se la estaba 'jugando' de esta manera.

 

En la práctica, si se atiende la definición de la jerga eclesiástica, el camarlengo es el cardenal de la Iglesia Católica que preside la Cámara Apostólica y que tiene entre sus funciones las de administrar el tesoro pontificio, certificar la muerte del Papa y convocar al cónclave para elegir sucesor... Y todo ello con dos potenciales sucesores populares presentes:

 

el propio Alberto Núñez Feijóo como alternativa a una, negada ya, marcha del líder del PP, Pablo Casado, tras las pasadas elecciones generales; y el relevo de Herrera al frente del PP de Castilla y León y aspirante a presidir el Gobierno autonómico, Alfonso Fernández Mañueco. Sobre esto último, Herrera ha sido claro al decirle a Mañueco, mirándole a los ojos: "cuentas conmigo", tras elogiar sus cualidades de moderación, responsabilidad y diálogo. Y sobre Casado, el dirigente castellanoleonés se ha esforzado para eludir el otro compromiso al que le ha sometido Feijóo, su demanda para que siga activo en política y preste su experiencia y moderación al PP.

 

"Él es casado y yo soltero", ha diferenciado Herrera con su habitual ironía, al hablar Feijóo de que es Pablo Casado el que debe tratar de convencer al político burgalés de que puede jugar un papel valioso en el PP a nivel nacional. "Yo dejo la pelota en el campo...", ha apostillado el gallego. La complicidad entre ambos ha quedado patente una vez más, con un Herrera que ha destacado su condición de "amigo y compañero de partido", algo esto último que en su opinión a veces figura como el grado máximo en una escala de "enemigos acérrimos"; y con un Feijóo que se prepara ya para recibir al 'camarlengo' en su retiro postpresidencial.

 

Herrera ha anticipado que lleva "dos meses" preparando los papeles que servirán a su sucesor, sea del partido que sea, para afrontar con una visión "rigurosa" el relevo en la Presidencia de la Junta, mientras que luego se irá a Galicia : "Necesito ir a Galicia antes de volver a casa a decidir qué hago con el resto de mi vida", ha dejado caer un habitual del Camino de Santiago

El camarlengo Herrera y Feijóo