domingo 23/1/22

El reencuentro con sus raíces de 188 'gallegos' de la diáspora

El nombre es Reencontros na casa y es un programa de la Xunta que, esta vez, permite a 188 ciudadanos de la diáspora, -algunos de los cuales han hablado con Efe-, retornar a sus raíces. De momento, 93 han aterrizado en el aeropuerto compostelano de Lavacolla, tras viajar de Buenos Aires en el vuelo IB3876, y 9 en el aeródromo coruñés de Alvedro, a bordo del UX7235, y procedentes, en este caso, de Cuba.

El nombre es Reencontros na casa y es un programa de la Xunta que, esta vez, permite a 188 ciudadanos de la diáspora, -algunos de los cuales han hablado con Efe-, retornar a sus raíces. De momento, 93 han aterrizado en el aeropuerto compostelano de Lavacolla, tras viajar de Buenos Aires en el vuelo IB3876, y 9 en el aeródromo coruñés de Alvedro, a bordo del UX7235, y procedentes, en este caso, de Cuba.

 

En Compostela, la única coincidencia han sido las sonrisas y las lágrimas, porque el equipaje sentimental que cada uno trae difiere. Consuelo Loureiro, con un cartel que rezaba 'Soy Chelo', esperaba a su prima Delfina, que hoy la reconoció sin mirar el letrero, "más o menos". Por seguridad, le pidió que portase esta leyenda, ya que 30 años sin verse "pueden jugar a cualquiera una mala pasada". Un "reconocimiento similar" ha sido el de la comitiva que aguardaba a Ramón Rey Guzmán, que tras 54 años sin pisar tierras gallegas fue recibido con emoción por una decena de familiares y de amigos. "Yo me fui cuando tenía diez años y no he vuelto nunca", ha dicho emocionado por vivir "un sueño". Entre sus primeros deseos está el de visitar su lugar de origen, San Martiño de Meis, en Pontevedra. "Tengo recuerdos, pero creo que no voy a conocer nada ahora", confiesa. Su siguiente petición es "comer empanada gallega" y, por supuesto, recuperar el tiempo perdido, "hablar, hablar mucho con mi gente".

 

Ante él, en la terminal, un amigo de la infancia, Jesús Piñeiro, que esta mañana salió a su encuentro. "Mi madrina nos dijo, no os veréis más, y nos hemos visto", ha afirmado satisfecho el segundo. Otro viajero, Manuel Campos, ha aterrizado en Galicia con su mujer en este día caluroso, pero en su caso no por primera vez. Ambos cónyuges estuvieron en esta Comunidad en 2012, pero en esta ocasión, en 2014 y a través de 'Reencontros na casa', la visita es más "especial", ya que es su nieta Aili, residente en Londres, quien los recogió. Aili pisa por primera vez tierras gallegas y su abuelo le enseñará Carballiño, el municipio de Ourense en el que se crió y donde todavía conserva una casa "sin techo pero con paredes" que confía en que sus descendientes restauren.

 

El secretario xeral de Emigración, Antonio Rodríguez Miranda, recibió y saludó a todo el pasaje. El programa 'Reencontros na casa' fija la concesión de ayudas por valor del 60% del coste del billete entre los distintos países de residencia y Galicia, a excepción del caso de Cuba, donde la ayuda es de un 90 por ciento, y Venezuela, donde la ayuda abarca el 100 por ciento del coste, a causa de la situación económica de estos países y de las dificultades añadidas para acceder a las divisas necesarias. Para beneficiarse del programa, el solicitante debe acreditar ser emigrante gallego o hijo de emigrante, residir en Latinoamérica y tener más de 55 años, aunque en esta edición la media de edad es de 75. La beneficiaria con más primaveras es una residente en Argentina de 95 años, de la que el responsable de Emigración de la Xunta, Antonio Rodríguez Miranda, ha comentado que es un ejemplo de "sentimiento" ya que se atreve a realizar el viaje porque la sensación que le aporta la vuelta a sus orígenes "tira más que cualquier impedimento".

 

Rodríguez Miranda ha destacado la importancia de la iniciativa que impulsa la Xunta y que, después de dos décadas, sigue funcionando y permitiendo a las familias "reencontrarse". En esta línea, ha abogado por "muchísimos años más" de reencuentros y por el hecho de que, mientras la sociedad gallega se lo "pueda permitir", se mantenga una propuesta que produce en los beneficiarios un tremendo agradecimiento "a su tierra".

 

El reencuentro con sus raíces de 188 'gallegos' de la diáspora
Comentarios