viernes. 09.12.2022
Sentencia | Formación

El Supremo considera que la Xunta se extralimitó al cerrar Esega

El Tribunal Supremo ha dado la razón a la Escuela Superior de Empleo de Galicia (Esega) al considerar que la Xunta de Galicia se extralimitó al retirarle la autorización de apertura y funcionamiento por permitir la matrícula de tres alumnos en diferentes ciclos para los que carecían de la titulación necesaria.

El Tribunal Supremo ha dado la razón a la Escuela Superior de Empleo de Galicia (Esega) al considerar que la Xunta de Galicia se extralimitó al retirarle la autorización de apertura y funcionamiento por permitir la matrícula de tres alumnos en diferentes ciclos para los que carecían de la titulación necesaria.

 

La sección cuarta de la sala de lo Contencioso-Administrativo del Tribunal Supremo emitió el pasado 30 de junio una sentencia de la que es ponente el magistrado Luis María Díez-Picazo Giménez y que ha sido hecha pública hoy.

 

En ella, el Alto Tribunal refrenda la actuación previa del Tribunal Superior de Xustiza de Galicia (TSXG) cuando decidió que la Consellería de Educación y Ordenación Universitaria de la Xunta había actuado mal en 2008. Entonces, el Gobierno autonómico decidió revocar "la autorización de apertura y funcionamiento otorgada a Esega" entre 2003 y 2004 por haber permitido tres matrículas irregulares en ciclos de formación profesional.

 

Aunque quedó demostrado que tres alumnos sin la titulación requerida estaban matriculados en diversas titulaciones, el TSXG consideró que ello no era motivo para decidir el cierre de un centro, tesis que avala el Tribunal Supremo.

 

La normativa indica que "la autorización se concederá siempre que reúnan los requisitos mínimos" establecidos en la ley y, a partir de ahí, los centros "gozarán de plenas facultades académicas", aunque pueden perder la autorización si se incumplen los citados requisitos. Estos afectan a la "titulación académica del profesorado, relación numérica alumno-profesor, instalaciones docentes y deportivas y número de puestos escolares", según detalla la norma, por lo que no están vinculados a las matrículas irregulares.

 

"Resulta evidente que el supuesto de autos no se refiere a la titulación académica del profesorado, relación numérica alumno-profesor, instalaciones docentes y deportivas y número de puestos escolares", detalla la sentencia, sino a "la carencia de titulación de tres alumnos que fueron admitidos a la realización de ciclos formativos de grado medio y superior pese a no reunir la titulación exigida por la normativa vigente".

 

La sala apunta "dos observaciones adicionales" sobre el caso, con una primera reflexión sobre la que le corresponde aclarar lo relativo a "incumplimientos de normas de régimen académico" como posible causa de revocación de la autorización, pues "se trata de una norma de derecho autonómico gallego, sobre la que la Sala de instancia tiene la última palabra".

 

"La otra observación es que tal vez existan irregularidades que, desde el punto de vista de la correcta gestión del servicio de la educación, sean tan merecedoras de una respuesta drástica como lo es el incumplimiento de los ya examinados requisitos mínimos. Pero ésta es una cuestión de política legislativa, que habría de afrontarse mediante la correspondiente reforma de los artículos 14 y 23 de la Ley Orgánica 8/1985", establece.

El Supremo considera que la Xunta se extralimitó al cerrar Esega
Comentarios