jueves 26/5/22

¿Fumas o vapeas?

El vapeo ha pillado a todo el mundo por sorpresa. Creado hace una década en China, se ha difundido por Europa a través de EE UU y cada día gana más adeptos.

El vapeo ha pillado a todo el mundo por sorpresa. Creado hace una década en China, se ha difundido por Europa a través de EE UU y cada día gana más adeptos. Se trata de un cigarrillo sin el alquitrán, la ceniza, el humo, ni la mayoría de las sustancias tóxicas: el cigarrillo electrónico, un vaporizador personal de nicotina, ha tenido gran éxito este año.

 

Los cigarrillos electrónicos son seguros, más baratos y más saludables que un cigarrillo tradicional y además pueden ayudarle a dejar de fumar si usted lo decide.

 

Sin embargo debes sabes que los cigarrillos electrónicos están diseñados para ser una alternativa, no para utilizarse como una Terapia de Reemplazo de la Nicotina. Simplemente ofrecen una alternativa a los cigarrillos tradicionales libre de tabaco y de alquitrán mucho más barata.

 

De la elección del modelo del cigarrillo electrónico va a depender la eficacia del cigarro electrónico y, muy importante, su rentabilidad económica a largo plazo.

 

Hoy en día existen en internet, numerosas tiendas como Vapo.es, en las que podemos encontrar infinidad de modelos y explicaciones sobre sus características que nos ayudará a comprar el más adecuado.

 

Si estás pensando en cambiar el tabaco convencional por los cigarrillos electrónicos, te interesará conocer algunos detalles importantes antes de hacerse con el modelo que mejor se adapte a tus necesidades y gustos.

 

Si te vas a iniciar en el vapeo se recomienda adquirir un kit inicial con dos cigarrillos electrónicos para iniciantes. El motivo es sencillo: la duración de las baterías es de siete horas aproximadamente, y su recarga requiere unas tres horas. Si no dispone de dos cigarrillos electrónicos, ese tiempo de recarga puede tentarle a recaer en el hábito del tabaco. Con dos dispositivos electrónicos, siempre tendrá uno a punto para su uso.

 

Es bueno saber que el vapor que despiden no huele a nada y se disipa en segundos. No se pega a los objetos ni decolora las paredes –lo que si ocurre con el humo de los cigarrillos tradicionales. No le provoca “mal aliento” ni hace que sus dedos ni su ropa huelan mal, lo que sí ocurre con el tabaco normal.

 

Otro punto a destacar de los cigarrillos electrónicos es que puede tomar un par de caladas y guardarlo –ahorrando aún más dinero, al no tener la obligación de empezar un “cigarrillo entero” cada vez que quiera fumar.

¿Fumas o vapeas?
Comentarios