martes. 16.07.2024

 Durante todo el mes de julio de 2022 se registraron 7.752 rayos, el 30 % de los que se contabilizaron en la comunidad autónoma de Galicia a lo largo de todo el año, y en concreto el día 14 de ese mes fue el de mayor actividad con 5.820 rayos.

Estos datos han sido dados a conocer este viernes durante una visita de la conselleira de Medio Ambiente, Territorio e Vivenda, Ángeles Vázquez, a las instalaciones de Meteogalicia en Santiago de Compostela.

Durante todo el año 2022, Galicia registró 25.866 rayos, un 19 % más que el año anterior.

El año pasado hubo en la comunidad autónoma gallega 61 días de tormenta, siendo el verano el período en el que se registró el mayor número de estas jornadas: el 26 % del total anual.

El año 2022 fue el quinto con más rayos de la serie histórica. Por provincias, Lugo registró el 48 % del total, seguida de Ourense, 25 %; A Coruña, 15 %, y Pontevedra, 12 %.

Durante la visita a Meteogalicia, la conselleira también presentó el avance del balance climatológico del pasado mes de febrero, que se caracterizó por ser muy seco con temperaturas máximas muy altas y mínimas muy bajas.

Así, con una precipitación media acumulada de 27 litros/m2 se convirtió en el mes de febrero más seco de los últimos diez años y el tercero más seco del siglo XXI. Además, en comparación con la serie histórica, el valor medio de las precipitaciones para el conjunto del territorio fue un 79 % inferior al período de referencia (1981-2010).

En cuanto a las temperaturas, fueron normales para un mes de febrero, registrándose unas mínimas bajas con frecuentes apariciones de heladas y unas máximas elevadas, provocadas, principalmente, por la presencia de masas de aire cálido a mediados de mes.

Vázquez destacó que el balance del pasado mes se desmarca de la tónica general de este inverno meteorológico, que abarca los meses de diciembre, enero y febrero. Ese trimestre se caracterizó por ser cálido y húmedo, debido a las temperaturas registradas en diciembre, que lo convirtieron en un mes muy cálido, y a las precipitaciones acumuladas tanto ese mes como en enero, ya que fueron períodos muy húmedos.

Además, la conselleira puso en valor los datos recogidos por la estación radio-sondeo, un sistema de exploración de la atmósfera que permite conocer la estructura vertical desde el suelo hasta una altura de 25 kilómetros por medio de la medida de las principales variables termodinámicas a través de un globo sonda.

De la información recopilada el año pasado, destaca que la anomalía registrada en el inverno de 2022, y que llevó a una situación de sequía en el verán, se refleja en los datos del mes de febrero, que, al contrario que en 2023, fue muy cálido, una situación que se notó incluso en los niveles medios y altos de la atmósfera.

Vázquez explicó que la altura a la que tendríamos que ascender para encontrar los 0ºC estuvo en 3.300 metros de media, cuando debería estar en los 2.000 metros, lo que significa que la columna de aire estaba mucho más cálida de lo normal. Aún así, indicó que en los últimos diez años no aparece una señal de calentamiento tan clara como en superficie.

Aunque por el momento no se cuenta con un período suficientemente significativo para llegar a conclusiones sólidas, tal y como destacó la conselleira, esta estación de radio-sondeo supondrá una herramienta clave para conocer tendencias a medio y largo plazo y poder estudiar y analizar los efectos del cambio climático en Galicia desde el punto de vista atmosférico. 

En julio se registró el 30% del total de rayos de todo el año 2022 en Galicia