miércoles. 21.02.2024

Los principales partidos gallegos continúan sin candidato a las elecciones autonómicas que se celebrarán el próximo octubre, si se cumplen los tiempos, algo que no todos tienen claro pese a que es el compromiso público asumido por el presidente gallego, Alberto Núñez Feijóo.

 

Y es que en estos escasos seis meses que faltan muchas cuestiones están por decidir, empezando por quienes serán los cabezas de lista que concurran a la Presidencia. No deja de influir en la política gallega la situación generada en Madrid tras las elecciones del pasado mes de diciembre y no son pocos actores de todos los partidos los que dan por hecho que si finalmente no se repiten los comicios generales, las elecciones gallegas no serían en otoño, sino que podrían celebrarse esta misma primavera

 

. Núñez Feijóo, sus conselleiros y el PP gallego en general hablan en público de agotar la legislatura, en un tiempo en el que pretenden contraponer la "estabilidad" institucional que les otorga su holgada mayoría -la única de la que goza un presidente autonómico- en el Parlamento gallego, 41 de 75 diputados, frente a la situación política en España y en otras Autonomías.

 

En cuanto a los candidatos, el primero de los partidos que probablemente desvele su opción será precisamente la formación que dirige Alberto Núñez Feijóo quien, personalmente, lleva meses con una reflexión sobre si presentarse para intentar un tercer mandato o no. Tras los rumores sobre su posible salto a la política nacional llegaron los comentarios sobre un posible salto a la empresa privada, alimentados por él mismo en una entrevista en Onda Cero hace escasamente dos semanas.

 

El próximo sábado 2 de abril el PP gallego ha convocado la junta directiva del partido para convocar el congreso autonómico de la formación, que se celebrará casi con total seguridad durante la primera quincena de mayo. Según ha anunciado el presidente gallego, será "a partir" de ese día, sin descartar que lo haga en esa misma fecha, cuando "todas las preguntas quedarán respondidas". En público y en privado ha reiterado que dos legislaturas son suficientes y en el último congreso del PP en el que fue elegido, en enero de 2013 en Lugo, avanzó en un enigmático discurso que cuando concluyese su mandato, primavera de 2016, llevaría diez años en el mismo puesto, el tiempo más largo en cualquier cargo.

 

En ese momento, dijo en Lugo, su intención era la de "entregar" un partido mejor y más joven, algo que ha iniciado con la celebración de los cuatro congresos provinciales, en los que se han renovado tres de las cuatro Presidencias. Si en el PP existe "la incógnita Feijóo", como algunos la denominan, en el resto de partidos la situación tampoco está más clara, especialmente en el PSdeG, todavía segunda fuerza, y que en la actualidad se encuentra dirigido por una gestora tras la renuncia de su líder José Ramón Gómez Besteiro por su imputación en diez presuntos delitos en dos operaciones judiciales de los que se proclama inocente.

 

Si con la primera imputación, por cuatro presuntos delitos de su etapa de concejal en Lugo, su opciones de concurrir a las Primarias de los socialistas a la Presidencia de la Xunta eran débiles, la nueva imputación por seis presuntos delitos al frente de la Diputación de Lugo acabó con sus expectativas de competir electoralmente e incluso con su liderazgo.

 

En AGE, la coalición constituida por Esquerda Unida y Anova, principalmente, que irrumpió en el Parlamento gallego con nueve diputados en 2012, también está sin decidir un futuro candidato. En este caso, además, hay que destacar que estas fuerzas se integraron en la coalición En Marea, junto con Podemos, y apoyadas por las mareas que gobiernan algunas de las principales ciudades gallegas desde mayo de 2015, que logró colocarse como segunda fuerza en votos en las generales de diciembre, con más de 400.000 sufragios.

 

Los problemas de Podemos en Galicia en los últimos meses y la importancia que fuerzas como Anova, integrada en AGE, dan al programa sobre las personas hacen que se retrase un posible candidato de esta coalición en caso de que se vuelva a repetir. Asimismo, sigue en el aire quién encabezará la candidatura del BNG, sobre todo después del varapalo de las elecciones de diciembre, a las que concurrió como Nós-Candidatura Galega, y que dejaron a la formación nacionalista sin representación en el Congreso por primera vez desde 1996.

 

En cualquier caso, son muchas las personas que consideran que la recién elegida portavoz nacional, Ana Pontón, tiene muchas posibilidades de optar a la candidatura. Por último, carece de candidato Ciudadanos, sin representación en el Parlamento gallego y con discretos resultados en las municipales de mayo de 2015, pero que sin embargo logró 147.000 votos en las generales y se situó así como cuarta fuerza, por delante de Nós-Candidatura Galega, fuerza a la que dobló en votos.

Los partidos gallegos siguen sin candidato a medio año de las elecciones