jueves. 18.04.2024

Manuel María Fernández Teixeiro es el autor homenajeado de las Letras Galegas 2016 tras una amplia carrera en la que se convirtió en un hombre clave para entender la Galicia actual, como una de las personas más influyentes en la política y la cultura de la Comunidad en la segunda mitad del siglo XX. Manuel María nació el 6 de octubre de 1929 en la localidad lucense de Outeiro de Rei en el seno de una familia acomodada de campesinos, aunque se trasladó a Lugo con trece años para estudiar, se hizo procurador de tribunales y permaneció toda su vida laboral en Monforte de Lemos.

 

Su carrera literaria arrancó en Lugo y, salvo unos versos juveniles, su extensa obra está escrita en gallego desde su primer libro de poemas "Muiñeiro de brétemas", que publicó en 1950 con veintiún años cumplidos. Junto a su esposa, Saleta Goi, formó una "pareja de ejemplar militancia política y cultural", según explicaron Margarita Ledo, Darío Xohán Cabana, Fina Casalderrey, Víctor Fernández Freixanes, Xosé Luis Regueira y Manuel Rivas, los académicos que avalaron su candidatura elegida el pasado 4 de julio de 2015.

 

Ella regentó la librería Xistral antes del traslado de ambos a la ciudad de A Coruña, ya como jubilados, donde él falleció en 2004 como miembro de la RAG. Su silla la ocupa hoy Darío Xohán Cabana, tras un ingreso multitudinario en un pleno celebrado en Vilalba en 2003. Manuel María cultivó la poesía, el teatro, la narrativa, el ensayo, la conferencia y el periodismo literario en un centenar de obras que ahora serán revisadas y actualizadas por el homenaje que recibe este 17 de mayo, día de la gran fiesta del idioma. Su compromiso no solo fue con la cultura, sino que también aportó al panorama político gallego con militancia en opciones nacionalistas de izquierdas que llegaron hasta un puesto de concejal en Monforte por el Bloque Nacional Popular Galego en 1979, en una militancia política que nunca abandonaría.

 

Dejó su cargo en 1985, pero siguió implicado en diversas causas hasta el final de sus días, que acabaron en A Coruña, donde se asentó tras dejar la provincia de Lugo. Brilló de manera especial, según destacan sus avalistas, en el mundo de la poesía con una obra multiforme que va desde lo más intimista y personal a la musa cívica y nacional, del verso libre al soneto, de las coplas y romances al gusto popular y hasta a las formas más vanguardistas.

 

Libros como "Terra Chá" hoy están de actualidad y su lectura habitual hace que se vuelvan a editar mientras aumenta la popularidad de este autor. Su papel en la normalización lingüística destaca todavía, pues siempre estuvo presente en los centros escolares y allí continúa, aunque a través de sus obras, uno de los motivos que ha llevado a la RAG a decantarse por su figura para las Letras Galegas.

 

Actividades pedagógicas, como el teatro escolar, y su llegada al mundo de la canción sirvieron para popularizar a este peculiar escritor al que definen como un "gigante" de la literatura. Es uno de los autores gallegos de cuyos poemas han nacido más canciones e innumerables artistas y grupos encontraron en él no solamente al escritor del que podían conseguir letras, sino al amigo y ayudante que no tenía mayor problema en acceder a poemas por encargo. El éxito popular de su homenaje está garantizado porque Manuel María Fernández Teixeiro es conocido entre mayores y menores en Galicia dentro y fuera del mundo académico.

 

Dejó memoria de su presencia y numerosos amigos y lectores tras una actividad como autor y editor intensa y amplia que ha tenido un reconocimiento especial durante todo el año, un eco que se acentúa mañana en su Outeiro de Rei natal, con los actos centrales del Día das Letras Galegas dedicados a este gallego ejemplar.

Manuel María, un hombre clave para entender Galicia