lunes. 02.10.2023

Un millar de emigrantes retornados con pensiones procedentes del extranjero se han manifestado hoy en Ourense para reclamar la modificación de una ley "injusta" y la devolución del dinero "robado".

 

"Nos ponemos en pie de guerra para que esa ley injusta la modifiquen", ha explicado el responsable de la Coordinadora Nacional Galega de Emigrantes Retornados, Manuel Domínguez, quien ha considerado "una vergüenza atacar a Galicia, cuando representamos el 30% de la emigración del Estado y somos el 6% de su población". Un total de diecinueve plataformas de Emigrantes, con sus integrantes identificados con camisetas y chalecos, han participado en la convocatoria para denunciar su situación ante la reclamación de la Agencia Tributaria Española de realizar la declaración de los años 2008 a 2013, además de multas e intereses.

 

La movilización partió de la Plaza Concepción Arenal y concluyó en la céntrica Plaza Mayor, ante del consistorio orensano, donde se celebró un pleno ordinario en el que se aprobó una moción del BNG, que contó con los votos favorables de PP y PSOE y la abstención de DO, en la que se solicita una modificación fiscal que no perjudique a las personas que reciben pensiones de Estados extranjeros.

 

Entre cánticos de "Non á Lei 35/2006", los emigrantes han demandado a los Gobiernos gallego y Central, que tomen cartas en el asunto, porque, xomo señalaban en octavillas: "no somos defraudadores". Según ha advertido, en declaraciones a los medios, la presidenta de la Plataforma en defensa de los intereses de los emigrantes retornados de Ourense, Carmen Bolaño, la actual ley "tiene que ser derogada", y que los impuestos sean iguales al del resto de gallegos, junto con el reconocimiento de las pensiones de invalidez y la devolución del dinero.

 

"Es de justicia, de conciencia y es quedar bien con los países que nos acogieron", ha apostillado Bolaño Para la portavoz, es "injusto" tocar las pensiones de los emigrantes retornados cuando "hay enchufes que no son necesarios" y situaciones que sí que se deberían perseguir. Bolaño ha recordado las penurias que pasaron estas personas en la época en que emigraron, cuando miles de gallegos tuvieron que "dejar aquí a la familia, por la miseria que tenían cuando se marcharon".

 

Actualmente, la plataforma estima que hay cerca de 52.000 afectados sólo en la provincia de Ourense y 250.000 en Galicia, a los que hay que sumar miles de casos más en otras Comunidades. Con estas cifras, Domínguez ha subrayado que cualquiera que reflexione un poco "se dará cuenta de que no es solo una estafa, sino un avasallamiento a todos los gallegos".

 

"En el País Vasco no se molestó a ningún emigrante retornado, ni se les estafó", por lo que añadió que "que se haga a los gallegos quiere decir mucho", ha puntualizado Domínguez quien insistió en que "nunca nos dijeron que teníamos que pasar por Hacienda". De momento, ha avanzado que continuarán con las protestas por toda Galicia "hasta que esto cambie", tras considerar que el ministro Montoro "nos quiere dar las migajas", cuando "el grueso" está sin devolver, por lo que ha pedido "que se pongan a trabajar" para solventar esta situación. Una vez en la Plaza Mayor, los portavoces leyeron un manifiesto para reclamar al Gobierno que solvente su situación.

 

Pensionistas retornados piden modificar una ley injusta que ataca a Galicia