martes 26/10/21

Pontón presenta un decálogo de medidas para construir “una Galicia en grande”

La portavoz nacional del BNG, Ana Pontón, ha acudido este miércoles al debate de autonomía del Parlamento gallego con un “decálogo” de objetivos para “pensar Galicia en grande” .

ana-ponton-debate

La portavoz nacional del BNG, Ana Pontón, ha acudido este miércoles al debate de autonomía del Parlamento gallego con un “decálogo” de objetivos para “pensar Galicia en grande” para dar respuesta a “un gran país que no se merece un presidente que piense en pequeño” como Alberto Núñez Feijóo.

Pontón, que ha intervenido por primera vez en un debate de política general como líder de la oposición, ha presentado los diez objetivos estratégicos que para los nacionalistas son prioritarios para conformar una nueva Galicia que debe abrirse paso después de la pandemia sanitaria “que marcó un antes y un después en nuestras vidas” porque “la covid puso en evidencia nuestra debilidad y vulnerabilidad”.

La crisis sanitaria, ha dicho la dirigente del Bloque, obliga a “poner las luces largas para pensar en el futuro” desde un Gobierno autonómico, que los nacionalistas quieren dirigir desde 2024 a fin de “construir una nueva Galicia, una Galicia en grande”.

“Y en ese empeño seguiremos trabajando, desde el optimismo de la inteligencia y de la voluntad, mano a mano, con los gallegos”, ha considerado Pontón, que opina que es momento de dejar a un lado “viejas recetas fracasadas y superar el cortoplacismo” para evitar que Galicia sea “un simple satélite” o un “eslogan” como, recriminó, parece que cree el presidente de la Xunta que a su juicio ha condenado a Galicia a un retroceso permanente.

Una situación que pese a que no deriva de “una única causa” sí tiene “un elemento determinante que explica este declive. "Un gobierno sin ambición y sin proyecto de país, su gobierno señor Feijóo”, ha señalado.

Pontón ha acusado a Feijóo de ser “un freno para Galicia” al ser “el presidente del veto a todo lo que signifique la defensa de Galicia” porque “solo le dice sí a (Pablo) Casado, al centralismo y a los lobbies económicos de amigos del PP” lo que “conduce a la irrelevancia política y hace Galicia más pequeña”.

La nacionalista ha desgranado durante su intervención una serie de peticiones que plasmarán en las 40 propuestas de resolución que presentarán en la jornada de mañana y que parten de la urgencia de dotar a la comunidad de un mayor autogobierno.

Para “ganar más peso político y más capacidad para decidir”, desde el BNG solicitarán una comisión mixta mediante la que solicitar las competencias pendientes y una ponencia en el Parlamento para poner sobre la mesa un “nuevo estatus político que nos reconozca como lo que somos, una nación”.

Otro de los objetivos estratégicos presentados pretende que la comunidad se haga con “la llave de nuestro dinero” por lo que ha vuelto a demandar un “concierto económico” que cree que la Xunta debería aceptar sin que “la idea centralista” ciegue al Ejecutivo autonómico.

En esta línea, ha hecho una serie de propuestas orientadas a ampliar los impuestos cedidos hasta el 90 %, gestionar el impuesto de sociedades desde Galicia o conseguir que tributen aquí empresas que tienen actividad productiva en el territorio.

En el ámbito social, la nacionalista ha urgido reforzar los servicios públicos después del gran ejemplo que han dado durante la pandemia los profesionales de ámbitos como la sanidad, la educación o la atención a los mayores, que han sido los que han ayudado a superar la pandemia sanitaria pese a que Feijóo “quiera colgarse una medalla que no le corresponde”.

“El mérito es de los gallegos, de la gente trabajadora ,de los miles de trabajadores que estuvieron a pie de obra” que, al igual que el BNG, consideran que lo que necesitan “no es un monumento” y sí que mejore sus condiciones.

En el ámbito sanitario ha apremiado a dejar de desmantelar la sanidad pública y, sobre todo, la atención primaria; y en el ámbito social ha pedido caminar hacia un modelo de residencias cien por cien público frente al intento de “hacer negocio con la vejez”.

Otra de las preocupaciones señaladas por la nacionalista radica en el sector industrial sobre el que ha pedido a la Xunta que tome medidas para “frenar la deslocalización y el cierre de las empresas”.

En este ámbito han propuesto los nacionalistas el Instituto gallego de crédito, un plan para el fomento de actividad tecnológica e industrial con el fin de elevar el peso de la industria al 25 % del PIB y una mesa para un pacto gallego por la energía.

Para ello, la Xunta debe dejar de situarse "al lado de los lobbies económicos” y alejarse de las puertas giratorias que encabezan, por méritos propios, los expresidentes González y Aznar pero que han atravesado exministros del PP y del PSOE e incluso “alguna conselleira” de los Gobiernos de Feijóo, ha apostillado.

"Quizás en 2024 usted también aspira a cruzar alguna de estas puertas giratorias. Esto explicaría muchas de sus decisiones. Explicaría por qué veta una tarifa eléctrica gallega, su negativa a una empresa pública de electricidad o por qué está en marcha un 'boom' eólico depredador que no respeta ni el medio rural ni el medio ambiente”, espetó Pontón.

En materia de infraestructuras, Pontón ha defendido rescatar la concesión de la AP-9 y reforzar el corredor atlántico con la vista puesta en las comunicaciones con Portugal.

También se ha referido a cuestiones sociales orientadas a hacer de Galicia una “sociedad justa, igual y libre de violencia machista” en la que nadie se sienta discriminado por lo que “el PP se suma al cordón sanitario contra la extrema derecha en lugar de estar con quienes prenden las mechas”.

También ha puesto de relevancia la necesidad de reforzar la identidad y cultura gallegas para lo que consideran que debe destinarse el 2 por ciento de los fondos que se reciban de Europa a este campo, así como elaborar una estrategia que devuelva al gallego como lengua vehicular en la educación después de que la educación se haya convertido en una “maquina desgalleguizadora”.

Por último, ha apostado Pontón por poner fin a la “democracia de baja calidad” que se ha apoderado de Galicia en la que los “poderes económicos hacen y deshacen sin presentarse a las elecciones” y en la que los ciudadanos no tienen acceso a una información veraz ya que la Xunta tiene “vampirizados” los medios públicos gallegos y el PP “amordazado” el Parlamento con una mayoría absoluta que usa de forma absolutista”. 

Comentarios