miércoles 21/4/21

Preocupación por la prevalencia de obesidad en Galicia tras el confinamiento

Un 24,8 % de la población gallega es obesa, un índice un punto superior a la media española, un situación que se ha acentuado como consecuencia del confinamiento y las restricciones a la movilidad derivadas de la pandemia de la covid-19, ha advertido la Sociedad española de Cirugía de la Obesidad (SECO) preocupada por esa situación

Un 24,8 % de la población gallega es obesa, un índice un punto superior a la media española, un situación que se ha acentuado como consecuencia del confinamiento y las restricciones a la movilidad derivadas de la pandemia de la covid-19, ha advertido la Sociedad española de Cirugía de la Obesidad (SECO) preocupada por esa situación "Estamos muy preocupados por el incremento de la prevalencia de la obesidad, en especial de la de la obesidad muy grave", ha dicho la presidenta de la SECO, Raquel Sánchez, jefa del servicio de cirugía general y digestiva del área sanitaria de Vigo.

 

Según cálculos de la SECO esa situación ha generado un incremento de peso de cuatro y cinco kilos en la mayoría de las personas, lo que "va a tener consecuencias fatales en la salud futura de la población", indica en un comunicado remitido por el Sergas, el órgano que gestiona la salud pública en Galicia.

 

Para tratar de evitarlo, el Sergas y varias sociedades científicas desarrollarán una estrategia conjunta para abordar de manera integral este problema, atendiendo a la prevención, el diagnóstico y el tratamiento de esta enfermedad. Así lo acordaron en una reunión la propia Sánchez, que actuó en representación de otras cuatro sociedades nacionales relacionadas con esta patología, y el conselleiro de Sanidad, Julio García Comesaña, en vísperas del Día Nacional de la Obesidad, que se celebra mañana, jueves.

 

Entre las medidas que se tomarán se incluyen programas de concienciación orientados a la población general, programas de detección precoz, vías rápidas de atención a pacientes con obesidad muy grave u optimización de los circuitos hospitalarios en cirugía bariátrica, un tipo de intervención que se ha visto ralentizada durante la pandemia para dar prioridad a los pacientes oncológicos.

 

La cirugía bariátrica consiste en reducir la capacidad del estómago del paciente y con ella la ingesta de comida, al tiempo que se realiza una modificación en el intestino para disminuir la absorción de alimentos. Se trata de un tipo de intervención para pacientes con obesidad mórbida y un peso de entre 120 y 190 kilos, la cual afecta a un 1,6 por ciento de la población.

 

"La terapia conservadora, regímenes, dietas alimenticias y tratamientos farmacológicos fracasa a largo plazo en prácticamente el cien por cien de los pacientes por lo que, que la actualidad, la cirugía bariátrica es el único medio efectivo para conseguir un control de peso a largo plazo", señala Sánchez.

 

Añade que en 2020 en el área sanitaria de Vigo se llevaron a cabo 93 intervenciones de este tipo y precisa que eso permite reducir hasta 78 % el índice de masa corporal el primer año inmediatamente posterior a la operación. El sobrepeso lleva aparejados una serie de graves problemas de salud como diabetes, hipertensión arterial, insuficiencia coronaria, síndrome de apnea del sueño o alteraciones articulares, de ahí la importancia de atajarlo cuanto antes.

 

El Sergas señala que se trata de una operación compleja, de modo que se establecen rigurosos criterios para la selección de pacientes, como su estado físico o psíquico, su nivel de comprensión y su compromiso de colaborar en el seguimiento posterior, ya que tras la intervención han de llevar unos hábitos de vida muy saludables.

Comentarios