miércoles. 29.03.2023

La red narco desarticulada entre Galicia y Canarias fingía campañas de pesca

La red de narcotráfico desmantelada entre Galicia y Canarias, que pretendía introducir en España 3.300 kilos de cocaína en el interior de un barco pesquero, simulaba campañas de pesca próximas a las costas africanas para ocultar su actividad.
 
operacion-sugar-brown
operacion-sugar-brown

La red de narcotráfico desmantelada entre Galicia y Canarias, que pretendía introducir en España 3.300 kilos de cocaína en el interior de un barco pesquero, simulaba campañas de pesca próximas a las costas africanas para ocultar su actividad.

Así lo ha desvelado la Guardia Civil que, a través de la operación "Sugar Brown", da por desarticulada completamente la que los investigadores consideran como una de las mayores organizaciones gallegas dedicadas al tráfico de cocaína y heroína.

Han sido detenidas 16 personas directamente relacionadas con esta organización criminal, entre ellos los tres tripulantes del barco Simione, de bandera angoleña, que fue abordado por la Guardia Civil el pasado domingo en pleno Atlántico, al norte de las costas canarias.

Los otros trece arrestados, entre ellos los cabecillas de la organización, fueron detenidos en Galicia mientras preparaban la llegada de la droga a un punto sin determinar de la costa gallega.

El Juzgado de Instrucción número 1 de Vigo, que ya había enviado a la cárcel a los tres tripulantes del barco, ha ordenado también el ingreso en prisión provisional, comunicada y sin fianza de tres de los detenidos en tierra, los líderes de esta red de tráfico de drogas.

Las otras diez personas han quedado en libertad con cargos, investigados todos ellos por un delito contra la salud pública, tras declarar ante el tribunal durante más de doce horas.

La investigación sobre esta organización comenzó a principios de 2022 y ha permitido confirmar que la conocida como "ruta africana" de la cocaína ha pasado a ser uno de los itinerarios más utilizados por las grandes organizaciones de narcotraficantes.

La red desmantelada usaba esta vía para introducir grandes cantidades de droga en España, al considerarla como una de las más "seguras" y con mayor garantía de éxito para sus intereses.

Los investigadores, además de identificar a todos los integrantes de esta banda criminal y acreditar quiénes eran las personas que gestionaban todo este entramado, han logrado desgranar todos los pasos logísticos que utilizaban para que la droga llegara a Galicia.

Así, estos narcotraficantes, a través de una compañía pesquera que el líder de la organización tenía en África, utilizaban barcos para simular campañas lícitas de pesca en las costas africanas.

Este fue el caso del Simione, el pesquero interceptado el pasado domingo, que según confirman a Efe fuentes de la investigación salió al encuentro de otro barco, procedente de Sudamérica con los 3.300 kilos de cocaína, y realizaron el transbordo en alta mar.

Ya con la droga en el interior de sus bodegas, el barco emprendió rumbo a Galicia pero, ya en ese momento, estaba siendo vigilado por un avión de la Guardia Civil, y poco después fue abordado por agentes de la Unidad Especial de Intervención (UEI) del instituto armado.

La organización, mientras tanto, estaba arreglando un barco en el puerto de Marín (Pontevedra) para encontrarse con el Simione en aguas de Portugal y hacer un segundo trasvase de la cocaína, ya el último hasta su llegada a las costas gallegas.

Durante la investigación, que han liderado las unidades ECO Galicia y EDOA de la comandancia de Pontevedra, la Guardia Civil llegó a monitorizar el desplazamiento de algunos miembros de la organización investigada a Senegal para organizar y coordinar personalmente este cargamento.

Allí se encargaron tanto del flete del barco, como de la contratación de la tripulación, teniendo previsto de la misma manera qué embarcaciones saldrían al encuentro de este barco.

Los agentes también pudieron conocer cómo el grupo investigado contaba con sofisticados medios para el transporte del estupefaciente por distintas provincias españolas, que les permitía prescindir incluso de otros vehículos lanzadera que avisarían de posibles controles policiales.

Para ello usaban sofisticados métodos de ocultación en dobles fondos hidráulicos en los vehículos que utilizaban, a lo que se sumaba el uso de mensajería encriptada entre las comunicaciones de sus integrantes.

La operación, tras el abordaje del barco y su traslado al puerto de Santa Cruz de Tenerife, en donde se contabilizó la droga que iba en su interior, se precipitó en tierra.

El pasado martes fueron detenidas las trece personas que esperaban la cocaína en Galicia y se realizaron catorce registros, en diferentes localidades de A Coruña, Ourense y Pontevedra, si bien el núcleo de los arrestos se realizaron en la ciudad de Vigo.

En estas entradas, las autoridades incautaron un kilo de heroína, 1,5 kilos de cocaína, 20.000 euros en efectivo, vehículos de alta gama, dispositivos electrónicos encriptados, dispositivos de detección de medios técnicos, así como abundante documentación y efectos de gran interés.

En este macrooperativo policial, además de las diferentes unidades de la Guardia Civil en Galicia y Canarias, han colaborado la DEA estadounidense, la NCA británica, el MAOC -centro de análisis y operación marítimas en materia de narcotráfico- o las autoridades senegalesas

operacion-sugar-brown-2
operacion-sugar-brown-2
operacion-sugar-brown-3
operacion-sugar-brown-3
operacion-sugar-brown-4
operacion-sugar-brown-4

La red narco desarticulada entre Galicia y Canarias fingía campañas de pesca
Comentarios