sábado 4/12/21
Academia

Romay Beccaría defiende la ética de la política en su ingreso en la Academia

El presidente del Consejo de Estado, José Manuel Romay Beccaría, ha destacado hoy, en su discurso de ingreso en la Real Academia Gallega de Jurisprudencia y Legislación (RAGJL), la búsqueda del bien general que promueve la política y su lucha contra la corrupción. 

El presidente del Consejo de Estado, José Manuel Romay Beccaría, ha destacado hoy, en su discurso de ingreso en la Real Academia Gallega de Jurisprudencia y Legislación (RAGJL), la búsqueda del bien general que promueve la política y su lucha contra la corrupción.

 

Este abogado y político gallego es, desde hoy, académico de número en la RAGJL con la medalla corporativa número catorce en el puesto que ocupó Manuel Fraga, con el exrector de la Universidad de A Coruña José Luis Meilán Gil y el letrado José Seoane Iglesias como padrinos.

 

Con un discurso titulado "El derecho y la política" que ha respondido el catedrático de Derecho Civil Domingo Bello Janeiro, Romay Beccaría ha certificado su ingreso en la institución en un acto solemne al que ha asistido el presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, y un centenar de personalidades de la política y la justicia en Galicia. "Quiero hacer un homenaje a mi antecesor, Manuel Fraga, por sus cuatro facetas más importantes.

 

En la primera fue ministro de Turismo, situó a España en el mundo del turismo con una política fuera de lo común", apunta en declaraciones a Efe. Destaca su papel como "integrador de la derecha española en la democracia, en la Transición" porque fue capaz de "introducirla en el sistema democrático", más tarde fue "presidente de Galicia, con una obra muy importante que está fuera de discusión" y mostró unas importantes "cualidades intelectuales, con una cultura, formación y conocimientos fuera de lo común". En este contexto, recuerda durante su intervención el libro del expresidente "Administración Única: una propuesta desde Galicia" para reconsiderar sus planteamientos al afirmar que en la actualidad "las duplicidades y el desorden competencial hacen desafinar el andamiaje constitucional".

 

En su discurso, lleno de referencias literarias y poéticas, ha evocado el éxito colectivo de la Transición, "un inmenso triunfo de España y los españoles le pese a quien le pese", y también ha calificado de "tremendamente peligrosa la desafección entre los ciudadanos y la política que promueven populistas y demagogos, entusiastas del cuanto peor, mejor".

 

Este jurista nacido en Betanzos hace 81 años tiene "raíces en el Consejo de Estado", porque ahí se ha "formado" y lleva "mucho en la institución", después de una larga trayectoria en el mundo del Derecho, que considera "una forma de vida social". Aprendió en Santiago esta "forma de vida sobre la justicia, que es la gran distinción del mundo civilizado" con una importante "subordinación a principios morales universales", entre los que destaca "la ética, la ética de la convicción y la ética de la responsabilidad". Seguidamente llegó a la política -al PP-, que considera una ciencia por ser una "actividad prudencial que busca la mejora del bien general y del bien común", con la particularidad de que "no se puede resolver con criterios científicos".

 

"Exige un punto de prudencia y olfato que impide el método científico. Es un quehacer peculiar y está subordinada a los principios generales de la ética y la moral universal", detalla. Se declara seguidor "de la línea de Ortega" que habla de "una concepción ética de la política y de los fines de la política", puesto que "no se puede estar en ella más que para defender el interés general".

 

"También hay que tener en cuenta la ética de los medios, no vale cualquier cosa, todo tiene un límite, no se puede falsear la verdad, no se puede traicionar. Hay valores que hay que respetar", continúa. En ese sentido, Romay Beccaría opina que hay que dar especial valor "al Derecho, a las instituciones y a la concepción ética de la política", ya que "los pueblos han progresado y salen de la miseria, con niveles altos de bienestar, y son los que hacen instituciones de Derecho y se parecen a Estados de derecho".

 

"Los tres pilares del orden político de la libertad son el gobierno representativo, el Estado de derecho y la economía de mercado", concluye, y apunta a que los tres "coinciden con la prosperidad económica y la libertad general". A lo largo de su trayectoria ha hecho una importante "defensa de la política con estas ideas" y se ha mostrado "contra cualquier corrupción", algo que piensa que deben hacer todas las personas que, como él, persiguen el interés general sin que todo valga.

 

El presidente de la Xunta ha destacado de Romay Beccaría que es un "modelo de hombre comprometido con las grandes ideas" y un "hombre de Estado" con el que contó la Transición española. Núñez Feijóo ha abogado por retomar esos grandes ideales en una política que aúne "el espíritu de don Quijote y de Sancho", que distinga los gigantes de los molinos en favor de una democracia renovada que "admite errores y los corrige" sin "poner la nave en riesgo".

 

Romay Beccaría defiende la ética de la política en su ingreso en la Academia
Comentarios