jueves. 11.08.2022

Romay Beccaría: "Nacionalismos, cuantos menos mejor"

El presidente del Consejo de Estado, José Manuel Romay Beccaría, se ha mostrado hoy más partidario de lo que une a los ciudadanos que de lo que los separa pues "no estamos en tiempos de pensar en divisiones" sino en "esfuerzos colectivos", y ha aseverado: "nacionalismos, cuantos menos mejor".

El presidente del Consejo de Estado, José Manuel Romay Beccaría, se ha mostrado hoy más partidario de lo que une a los ciudadanos que de lo que los separa pues "no estamos en tiempos de pensar en divisiones" sino en "esfuerzos colectivos", y ha aseverado: "nacionalismos, cuantos menos mejor".


"Muy partidario de los nacionalismos no soy", ha dicho al término de la conferencia que ha pronunciado esta tarde en la Fundación Hogar Santa Margarita con el título "La Europa que queremos" ante la celebración de las elecciones europeas de mayo.


De cara a esa cita, ha abogado por avanzar en la unión política para afrontar con "mayor eficacia los problemas" que atraviesa la Unión Europea, con el fortalecimiento de sus competencias, de sus instituciones y mayor innovación.


"Aumentar el conocimiento útil", ese es el reto ante las próximas elecciones europeas para Romay Beccaría, pues "si no hay instituciones que ayuden a repartir bien la riqueza y un aumento de los conocimientos que permitan competir con otros no vamos bien".


"Los países progresan si las instituciones ayudan al reparto de la riqueza, obtenida con esfuerzo y mérito, y fomentan la innovación", ha continuado el presidente del Consejo de Estado, para quien estimular la economía y la justicia son también pilares del futuro europeo porque, ha dicho, "en Europa también hay otros valores, no sólo los materiales, también los del espíritu".


Ha enfatizado en que para allanar los obstáculos son necesarias políticas que fomenten competencias, pues el "trabajo duro, la iniciativa y frugalidad traerán crecimiento si son recompensados", y esas recompensas las determina la estructura institucional, ha añadido.


Romay Beccaría ha iniciado su ponencia recordando que su vocación de servicio público surgió en su casa cuando era pequeño y su padre presidente de la Diputación de A Coruña, y ha dicho que le "marcó" ver la reconstrucción el Pazo de Mariñán para servir a niños con menos recursos y que "llegaran a ser personas que se pudieran valer por sí mismas", para quienes se habilitó el Hogar Calvo Sotelo.


"Pensé que no había cosa más bonita en la vida que hacer eso", ha dicho, y para ello consideró que "lo mejor para hacer vida política desde la mejor preparación" pasaba por estudiar Derecho en Santiago, donde descubrió que existía el Consejo de Estado.


Después de más de 50 años esa vocación le proporcionó más alegrías que disgustos, ha continuado antes de evocar la figura del expresidente de la Xunta Manuel Fraga, ante un auditorio cercano que aplaudió con entusiasmo su intervención.


"Europa es muchas cosas", ha continuado, es sus catedrales y la música clásica, los cafés de Viena, es en definitiva "las grandes creaciones de la humanidad", como la metafísica griega, el derecho romano o la ciencia moderna, ha ejemplificado.


Romay Beccaría ha repasado desde Grecia y Roma la historia europea y ha incidido en que "la libertad es la base fundamental de nuestro orden colectivo" que "se abre camino para romper los monopolios de poder", y ha lamentado que los europeos tuvieran que atravesar dos guerras mundiales para darse cuenta de "la necesidad de hacer algo serio para que esto no se vuelva a repetir".


"Ese algo serio es que no bastan leyes hechas por mayorías, sino leyes respetuosas con los valores fundamentales", ha aseverado antes de sostener que "los nacionalismos nos llevaron a la catástrofe".


En los últimos 50 años "se ha conseguido muchísimo", ha concluido, pero hay que rematar el proceso con "esa unión económica, con una unión política".

Romay Beccaría: "Nacionalismos, cuantos menos mejor"
Comentarios