viernes. 12.07.2024

El vicepresidente de la Xunta, Alfonso Rueda, ha vuelto a eludir este jueves hablar del posible relevo del titular del Ejecutivo autonómico, Alberto Núñez Feijóo, al tiempo que ha admitido que, si se concreta su marcha a Madrid para liderar el PP, Galicia perdería "un grandísimo presidente".

En la rueda de prensa tras el Consello de la Xunta, que ha presidido en lugar de Núñez Feijóo -quien iba a desplazarse a La Palma para participar en la Conferencia de Presidentes finalmente suspendida- Rueda ha insistido en no hablar de "futuribles", al ser preguntado por si él estaría dispuesto a asumir la Presidencia.

Además, ha descartado las críticas de la oposición, que exigen que el presidente gallego aclare cuanto antes si elige "Galicia o PP".

Ha afirmado que Feijóo, pese a su preocupación por la crisis interna del partido, "está siendo ante todo y, por encima de todo, presidente de la Xunta y atendiendo a su agenda", y ha pedido "coherencia" a la oposición.

Sobre todo al secretario general del PSdeG, Valentín González Formoso, que es también presidente de la Diputación de A Coruña y alcalde de As Pontes. "Si empezamos a hablar de responsabilidades a tercios me gustaría saber qué tercio piensa que está más desatendido entre su actividad", ha cuestionado.

Rueda ha explicado que ha hablado con Feijóo esta mañana, pero de cuestiones relativas al Consello, y ante la "insistencia" de los periodistas sobre la posibilidad de convertirse él mismo en el próximo presidente de la Xunta ha reiterado que no va a hablar ahora "de cosas que no se están planteando".

Al ser preguntado sobre qué perdería Galicia si Feijóo decide optar a liderar el PP, el vicepresidente ha puntualizado que no sabe si la palabra es "perder", pero en todo caso considera que se trata de un "gran gobernante".

"Si al final, no lo sé, deja de ser presidente de la Xunta desde luego dejaría de ser una persona que hasta el día de hoy ha sido un grandísimo presidente de la Xunta durante casi catorce años; en mi opinión y de la gran mayoría de los gallegos", ha destacado.

Y lo único que ha admitido sobre su posible marcha a Madrid es que se siente "muy orgulloso", tras haber trabajado con él tantos años, de que "tanta gente piense que está preparado para ocupar puestos de mucha responsabilidad".

Sobre la situación interna del partido, Rueda ha valorado que en la reunión de ayer del presidente del PP, Pablo Casado, con los barones regionales se consiguió acordar por unanimidad "una transición ordenada y rápida", que era lo que se pretendía, por lo que cree que está el "objetivo conseguido".

Pero más allá de esta constatación ha instado a esperar al calendario establecido, ya que "las formas y los plazos" son muy importantes y "tiempo habrá para hablar de todo eso", o a trasladar directamente las preguntas a Feijóo, que mantiene un hermetismo similar al respecto.

Tampoco ha querido entrar a evaluar si el líder del partido en Castilla y León, Alfonso Fernández Mañueco, debe o no pactar con Vox en la comunidad y solo ha expresado el "máximo respeto" a su decisión y ha apuntado que debe hacer "lo mejor para formar un gobierno".

Respecto a la figura del aún presidente del PP ha dicho, en la misma línea que Feijóo, que "Casado es un señor y merece, una vez decida su marcha, irse del partido como tal".

Aparte de la resolución de la crisis interna del PP y las consecuencias que eso pueda tener sobre la Xunta y el PP gallego, Rueda ha relatado los acuerdos del Consello de la Xunta, entre los que ha destacado la aprobación de 27 millones de euros, del plan Xacobeo Next Generation estatal, para "mejorar y dar visibilidad turística" a 12 bienes de interés cultural (BIC) de Galicia.

También se ha referido a la Conferencia de Presidentes cancelada hoy, a causa de la guerra en Ucrania, que espera que se retome "en cuanto sea posible" porque era un encuentro "importante" en el que Galicia iba a plantear sus reivindicaciones sobre los fondos europeos y pedir al Gobierno "coherencia" en la gestión del fin de la pandemia, entre otras cuestiones.

Un ámbito, el de la pandemia, en el que ha destacado que Galicia "sigue dando pasos hacia la ansiada normalidad", tras la reducción de la incidencia de la covid-19 en los últimos días y la situación de las hospitalizaciones "claramente estable", por lo que a partir de este fin de semana ya no será obligatorio el certificado covid para entrar en locales de hostelería. 

Rueda cree que Galicia perdería un "gran presidente" y elude hablar de relevo