sábado 4/12/21

Tres españoles aguardan en Tailandia la investigación policial de su pesquero

Tres marineros españoles aguardan en Tailandia a que las autoridades finalicen la investigación sobre la carga del pesquero en el que faenaban hasta que fue retenido hace tres semanas por supuestas irregularidades, informaron hoy fuentes del Departamento de Aduanas. 

Tres marineros españoles aguardan en Tailandia a que las autoridades finalicen la investigación sobre la carga del pesquero en el que faenaban hasta que fue retenido hace tres semanas por supuestas irregularidades, informaron hoy fuentes del Departamento de Aduanas. "Los tripulantes pueden desembarcar con libertad, no están detenidos", explicó a Efe Nimit Sangampai, director de la División de Investigación del Departamento de Aduanas. Los tres marineros, oriundos de Galicia, forman parte de los 36 miembros del pesquero Taishan (antes Kunlun).

 

En este barco también trabajaban el capitán, de nacionalidad peruana, 31 indonesios y otro español que, según las autoridades, salió del país el pasado 18 de marzo. El navío fue retenido por las autoridades tailandesas el pasado 6 de marzo a petición de Australia y Nueva Zelanda, que alegan que pescaron ilegalmente en aguas de la Antártida. Nimit sostuvo que ningún marinero se encuentra detenido e incluso han podido desembarcar y pasear en la isla de Phuket, aunque el barco está retenido por varias irregularidades, incluido el hecho de haber realizado una declaración falsa sobre el cargamento.

 

Los ocupantes del navío, retenido en Phuket, declararon que llevaban en su cargamento, que pesa 182 toneladas, mero gigante, cuando en realidad se trataba de merluza o róbalo chileno ("Dissostichus eleginoides"). "Este barco está en una lista negra de barcos pesqueros con la tendencia a pescar ilegalmente", indicó el director de Aduanas tailandés. En los últimos meses, la Armada neozelandesa y la organización Sea Shepherd han identificado al Taishan, entonces bajo el nombre Kunlun, y a otros tres pesqueros -Yongding, Thunder y Songhua- por supuesta pesca ilegal. Sobre el Taishan (Kunlun) pesa además una notificación de la Interpol para obtener información sobre el modus operandi, los objetos, dispositivos y métodos de ocultamiento utilizados por los implicados en su explotación.

 

"Esos barcos no tienen permisos, cambian de bandera, cambian de nombre y es difícil saber a quién pertenecen y quiénes son los dueños", dijo a Efe, el pasado enero, Rafaella Tolicetti, una activista a bordo de uno de los barcos de Sea Shepherd. Según el ministro de Asuntos Exteriores de Nueva Zelanda, Murray McCully, las autoridades de su país no pudieron abordar a ninguno de los barcos interceptados, pero acumularon abundantes pruebas para inculparlos, a la vez que trabajan con España en las investigaciones.

 

McCully añadió que dos de los barcos "han sido vinculados en el pasado a una asociación con sede en España, Vidal Armadores" por la Comisión para la Conservación de los Recursos Vivos Marinos Antárticos (CCAMLR, en inglés). La austromerluza ("Dissostichus eleginoides"), también conocida como bacalao de profundidad, merluza negra o róbalo chileno, llega a medir más de 2,2 metros de largo y pesar cien kilos, uno de los peces de mayor tamaño de la Antártida. Las autoridades están preocupadas por la pesca ilegal y sin control de esta especie, "oro blanco" por su alto valor en los mercados exclusivos.

 

Tres españoles aguardan en Tailandia la investigación policial de su pesquero
Comentarios