martes. 05.03.2024

El presidente de la Xunta, Alfonso Rueda, anunció hoy que el Consello acordó “solicitarle al Gobierno de España” la liberación del peaje de la AP-53 -que une Santiago y Dozón- para igualarla con la autopista autonómica que llega a Ourense. “Lo que queremos es que todo el viaje por autopista entre Santiago y Ourense pueda hacerse sin coste para los usuarios”, destacó.

El informe evaluado hoy en el Consello describe las desventajas del actual sistema, con un doble modelo de pago: el de la AP-53, como una autopista estatal de pago entre Santiago y El Alto de Santo Domingo (Dozón); y el de la AG-53, como una autovía autonómica libre de peaje para el usuario entre El Alto de Santo Domingo y Ourense.

Tal y como explicó el presidente, en este informe se concluye que el esfuerzo presupuestario anual preciso para que el Gobierno de España libere el peaje de la AP-53 es similar al que viene realizando la Xunta para mantener el trecho Dozón-Ourense como una vía libre de peaje. El Gobierno gallego reserva 9,27 millones de euros de los presupuestos de 2024 para pagar los peajes de la autopista autonómica AG-53, según indicó Rueda, quien explicó que aplicar esta misma medida en la AP-53, le costaría al Ejecutivo central unos 10,5 millones de euros. “No le pedimos más esfuerzo que lo que ya hacen las arcas autonómicas”, indicó.

El Gobierno gallego, tras evaluar en este informe indicadores económicos, de tráfico y de seguridad viaria, propone una renovación de los acuerdos firmados con el Gobierno central en los años 1997 y 2002 para que se optimice el aprovechamiento de la infraestructura, para liberar el peaje de la AP-53.

El eje Santiago-Ourense fue completado y lleva casi 15 años en servicio gracias a la voluntad de la Xunta, ya que la planificación del Gobierno central retrasaba su ejecución, especialmente en el trecho Alto de Santo Domingo-A-52.

El Ejecutivo autonómico contribuyó a la viabilidad de la concesión de la AP-53, con la aportación de una subvención de 60 M€. A esto se suma el esfuerzo anual que realiza para mantener la gratuidad para el usuario del tramo autonómico, la AG-53.

Hace falta tener en cuenta que la autopista estatal AP-53, además de las tarifas más caras en este tipo de infraestructura en Galicia, cuenta con un plazo concesional hasta el 13 de noviembre de 2074, por lo que se configura como la autopista de peaje en España que más tarde revertirá a la Administración.

El doble modelo de pago también provoca un desequilibrio en la captación de tráfico de la carretera nacional alternativa, pues es mucho más baja en el trecho estatal de pago, menor o igual al 50%, con respeto al trecho autonómico libre de peaje, alrededor del 90 %.

Esta situación está implicando el desaprovechamiento de la AP-53 como infraestructura viaria. Sin embargo, tal como expone el documento hoy analizado, si todo el eje fuera libre de peaje, aumentaría la calidad de vida de las personas que viven al lado de la carretera N-525, se reforzaría la seguridad viaria y disminuirían los tiempos de los trayectos.

El informe puntualiza que la implantación en la autopista AP-53 de un modelo de bonificaciones como lo de la AP-9 supondría un alivio para la economía de los usuarios de esta infraestructura, tal como ya había reivindicado la Xunta, pero no permitiría superar el desequilibrio y la ineficacia derivados del doble modelo de pago.

Hace falta recordar que en el año 2019 la Xunta le propuso al Gobierno a habilitación de estos mismos descuentos, y trasladó incluso un estudio de viabilidad que estimaba en 3,2 M€ al año el presupuesto estatal para financiar esta medida. Sin embargo, esta opción no fue considerada por el Ministerio de Transportes cuando fue solicitada por la Xunta, pero sí fue recogida recientemente en el Pacto de investidura del presidente del Gobierno.

A pesar del ahorro económico que estas bonificaciones en la AP-53 supondrían para los usuarios, el informe subraya que no se resolverían problemas como la seguridad viaria en el área por la cual se desarrolla y que se seguiría manteniendo un doble modelo de pago, ineficaz para uno solo eje.

En este sentido, el documento expone que los descuentos económicos de la AP-9 no tuvieron efecto beneficioso ni en la seguridad viaria de las carreteras convencionales ni en las molestias por el tráfico en las travesías.

Evaluadas todas estas circunstancias, el Consello da Xunta dio hoy luz verde a la propuesta para constituir un eje único libre de peaje en la autopista Santiago-Ourense.

La Xunta solicitará al Gobierno de España la liberación del peaje de la AP-53 para...