sábado. 24.09.2022

Un colegio de Lugo deja sonar la alarma a diario para reclamar un conserje

El colegio Rosalía de Castro, ubicado en pleno centro de la ciudad de Lugo, a pocos metros de la Biblioteca Pública y de la sede del Arquivo Histórico Provincial, está dejando sonar la alarma del centro todos los días a primera hora de la mañana desde que comenzó el presente curso escolar -el pasado jueves- para reclamar la incorporación de un conserje.

logo_default

El colegio Rosalía de Castro, ubicado en pleno centro de la ciudad de Lugo, a pocos metros de la Biblioteca Pública y de la sede del Arquivo Histórico Provincial, está dejando sonar la alarma del centro todos los días a primera hora de la mañana desde que comenzó el presente curso escolar -el pasado jueves- para reclamar la incorporación de un conserje.

La directora de ese colegio, Loli Castro, explicó a EFE que el anterior conserje del centro anunció la jubilación el pasado mes de mayo y su retirada se hizo efectiva el 3 de julio, de modo que la escuela no tiene bedel desde esa fecha, a pesar de que se hizo la correspondiente reclamación al Ayuntamiento de Lugo para que la administración local procediese a la cobertura de esa plaza.

La propia directora confirmó que, desde entonces, no ha podido hablar con ningún político responsable de esta situación, a pesar de que lo ha intentado, y su interlocución con el Ayuntamiento ha sido siempre a través de funcionarios.

A pesar de sus reiteradas advertencias, explicó, el curso escolar comenzó el pasado jueves y la plaza del conserje todavía no había sido cubierta por parte del Ayuntamiento de Lugo, responsable del personal laboral en el centro.

Por ello, desde la dirección del centro se tomó la decisión de iniciar una campaña con la que se pretende llamar la atención sobre la necesidad de que la plaza del conserje sea cubierta a la mayor brevedad posible, porque su trabajo no se limita únicamente al cierre y a la apertura de puertas, sino también a labores de mantenimiento muy importantes para el correcto funcionamiento de un centro escolar.

El primer paso de esa campaña ha sido dejar que suene la alarma del centro a primera hora de la mañana. “Evidentemente, no podemos darle el código a la persona que el Ayuntamiento manda para abrir la puerta, porque es una persona diferente cada día”, explicó la directora, de modo que “vienen las policías Local y Nacional y, cuando yo llegó al centro, la desconecto”.

Por otra parte, este martes han comenzado a “empapelar el centro” con carteles “se busca”, al modo “del oeste”, para dar a entender que se “está buscando un conserje” para el centro. Por último, se buscará, llegado el caso, la implicación de las familias.

Loli Castro confirmó que ha recibido información de que este miércoles la contratación del nuevo conserje podría ir a la junta de gobierno por vía de urgencia, pero después de dos meses esperando respuesta, se resiste a dar nada por hecho.

Un colegio de Lugo deja sonar la alarma a diario para reclamar un conserje
Comentarios