jueves. 07.07.2022

Condenado a 22 meses de cárcel por estafar a un taxista de Lugo

La Audiencia Provincial de Lugo ha condenado a un año y diez meses de cárcel a un acusado de estafar a un taxista, en noviembre de 2016, al no pagarle los 637 euros que le debía por el servicio prestado, después de pasearlo por media Galicia en un solo día, de Lugo a Ourense y, desde allí, hasta A Coruña.

/images/noticias/sociedad/taxi.jpg

La Audiencia Provincial de Lugo ha condenado a un año y diez meses de cárcel a un acusado de estafar a un taxista, en noviembre de 2016, al no pagarle los 637 euros que le debía por el servicio prestado, después de pasearlo por media Galicia en un solo día, de Lugo a Ourense y, desde allí, hasta A Coruña.

El fiscal sostuvo en el juicio, que se celebró el pasado 3 de junio en la Audiencia, que el ahora condenado engañó a un taxista de Lugo para que lo llevase a la estación de autobuses de Ourense y, desde allí, hasta A Coruña y hasta un club de alterne ubicado en la localidad de Guísamo.

En la sentencia, el tribunal destaca que el sospechoso “con evidente ánimo de lucro y en la clara intención de no satisfacer el importe devengado por el servicio de taxi, abandonó el club por una puerta que no se veía desde el parking en el que se encontraba esperando el taxista”.

Además de la pena de prisión, deberá pagar una indemnización de 637 euros.

Según el escrito de acusación del ministerio público, los hechos sucedieron el 16 de noviembre de 2016, cuando el procesado, un hombre de 48 años, se subió en uno de los taxis estacionados en la parada de la Praza da Constitución de Lugo y le pidió al conductor que lo llevase hasta la estación de autobuses de Ourense.

Después de permanecer unos minutos dentro de la terminal, le pidió al taxista que lo llevase, primero hasta A Coruña y, posteriormente, a un club de alterne en Guísamo, donde le dijo que lo esperase en el aparcamiento del establecimiento.

El sospechoso abandonó el local sin que el taxista se percatase de ello, de modo que el conductor esperó por él durante horas hasta que comprobó que se había marchado sin pagarle.

El importe del servicio prestado ascendía a 637,48 euros, de modo que el ministerio fiscal, además de la pena de cárcel, pide que el acusado le abone esa cantidad al taxista en concepto de responsabilidad civil, con los correspondientes intereses de demora.

El fiscal lo acusó de un delito de estafa con el agravante de reincidencia, dado que ya fue condenado previamente por hechos similares.

Condenado a 22 meses de cárcel por estafar a un taxista de Lugo
Comentarios