martes. 23.04.2024

Cuatro de las cinco personas que habían sido citadas por la titular del Juzgado de Instrucción Número 2 de Lugo, Sandra Piñeiro, para prestar declaración en el marco de la conocida como Operación Bebé, respondieron a las preguntas que les planteó la instructora, mientras que una quinta se acogió a su derecho a no declarar. Fuentes jurídicas informaron a EFE de que tres técnicos del servicio de Menores de la Xunta de Galicia prestaron hoy declaración en relación con dos supuestos casos de adopciones irregulares, mientras que una trabajadora del Sergas, que también había sido citada, se acogió a su derecho de no declarar.

 

También prestó declaración ante la jueza la madre de una persona supuestamente incapacitada a la que le fue retirada la custodia de un hijo, indicaron las mismas fuentes. Dos de los técnicos de Menores citados prestaron declaración sobre el caso de una mujer brasileña, cuyo nombre también figura en las diligencias de la Operación Carioca, a la que le fue retirado un niño. Un tercer técnico fue interrogado por la jueza instructora en relación con el expediente de una mujer argelina que fue ingresada en la UCI después del parto y que, según el abogado que se ha hecho cargo de su caso, Gerardo Pardo de Vera, firmó una "supuesta renuncia" al bebé "sólo siete días después", a pesar de que "no sabía español".

 

La causa de la llamada 'Operación Bebé', unas diligencias abiertas hace ya cuatro años para investigar una docena de supuestas adopciones irregulares de niños en la provincia de Lugo, consta de decenas de miles de folios que han sido repartidos en un total de 58 tomos. Según confirmaron a EFE fuentes jurídicas, trece personas han sido citadas para prestar declaración por la jueza instructora y los interrogatorios se reanudarán los días 10 y 26 de noviembre. Además, una de las declaraciones prevista inicialmente para hoy, ha sido aplazada hasta el día 1 de diciembre y se efectuará por videoconferencia.

 

En cuanto a las personas que el Juzgado de Instrucción llama a declarar como imputados, Pardo de Vera precisó que "estamos hablando de funcionarios del servicio de Menores", que "están relacionados con los hechos", porque realizan "informes sobre las madres biológicas", pero también "de algún funcionario de hospitales en los que se producen los nacimientos", y de "una persona del Hogar Madre Encarnación". Con respecto al número de casos que se están investigando, Pardo de Vera precisó que, "en realidad, no se sabe cuántas madres han resultado afectadas por estas actuaciones aparentemente irregulares". No obstante, aclaró que hay una docena de casos citados en la causa y "a algunas madres les afecta, no por uno, sino por varios hijos".

 

Esta investigación comenzó hace cuatro años, derivada de la denominada Operación Carioca, la causa que lleva el Juzgado de Instrucción Número 1 de Lugo, que dirige Pilar de Lara, sobre una supuesta trama de prostitución, en la que se han visto implicados varios agentes de los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado. Después de que varias prostitutas declarasen que las habían obligado a renunciar a sus bebés y a darlos en adopción bajo presión, se hizo cargo de la causa el Juzgado de Instrucción Número 3, del que es titular Estela San José, quien ordenó registros en el servicio de Menores de la Xunta de Galicia en Lugo y en el Hogar Madre Encarnación. Posteriormente, la jueza San José, se inhibió en la causa y el caso acabó recayendo en el Juzgado de Instrucción Número 2, que dirige Sandra Piñeiro.

Cuatro imputados prestan declaración ante la instructora de la Operación Bebé