miércoles 21/4/21

Denunciado un local por servir con puerta cerrada hasta alta horas madrugada

Agentes de la Policía Local de Lugo denunciaron al propietario de un establecimiento de hostelería por servir a su clientela en el interior del establecimiento superado el horario de apertura permitido, dado que tuvo a gente en su local, con la puerta cerrada, hasta cerca de las tres de la madrugada.

Agentes de la Policía Local de Lugo denunciaron al propietario de un establecimiento de hostelería por servir a su clientela en el interior del establecimiento superado el horario de apertura permitido, dado que tuvo a gente en su local, con la puerta cerrada, hasta cerca de las tres de la madrugada. Además, también ha sido denunciado por no colaborar con los agentes de la autoridad, que llamaron de forma repetida a la puerta del establecimiento, al escuchar voces en el interior del mismo, pero nadie les abrió la puerta.

 

Por superar el horario permitido por las autoridades sanitarias la propuesta de sanción es de 500 euros, pero por impedir el trabajo de inspección de los agentes puede llegar hasta los 60.000 euros, con el agravante de que este hostelero es reincidente en este tipo de conducta.

 

Los hechos sucedieron cuando pasaban pocos minutos de la medianoche del pasado 6 de marzo, cuando una patrulla del Grupo Operativo Nocturno de la Policía Local de Lugo se percató de que en el interior de un local de hostelería, en la Rúa Fermín Rivera, había gente, a pesar de que el establecimiento tendría que haber cerrado al público a las 18:00 horas.

 

Al comprobar que se escuchaban voces en el local y que las luces estaban encendidas, los agentes llamaron varias veces a la puerta, pero nadie acudió para abrir. Asimismo, la gente que había en el interior del establecimiento hizo caso omiso a las órdenes de la policía. Por ello, se estableció un dispositivo de seguridad, en el que participaron varias patrullas, y los agentes esperaron hasta que a las 02:45 horas comenzó a salir la gente del interior del local. Dos de las personas que estaban en el interior del establecimiento fueron interceptadas cuando abandonaban en lugar a bordo de sus coches.

 

Ambas dieron positivo en el control de alcoholemia, 0,63 y 0,55 miligramos de alcohol por litro de aire espirado. Sus coches fueron retirados por la grúa y quedaron inmovilizados en el depósito municipal. Tanto los conductores como sus acompañantes fueron denunciados por saltarse el toque de queda sin causa justificada, con una propuesta de sanción de 500 euros para cada uno. Además, ambos conductores fueron sancionados con 1.000 euros de multa y la retirada de 6 puntos del permiso de conducir. También fueron denunciados por tener la ITV de sus vehículos caducada. 

Comentarios