viernes 30/7/21

Detenida por intentar estafar 6.000€ a una persona mayor en una oficina bancaria

La Guardia Civil ha detenido a una vecina de Castro de Rei, de 56 años de edad, por intentar estafar 6.000 euros a una persona de avanzada edad de ese mismo municipio en una sucursal bancaria y en presencia suya, con la excusa de iba a ayudarle a vender los productos agrícolas de su explotación.

detenida

La Guardia Civil ha detenido a una vecina de Castro de Rei, de 56 años de edad, por intentar estafar 6.000 euros a una persona de avanzada edad de ese mismo municipio en una sucursal bancaria y en presencia suya, con la excusa de iba a ayudarle a vender los productos agrícolas de su explotación.

Se da la circunstancia de que esta mujer había sido detenida en noviembre del pasado año por otro delito de estafa, en aquel momento de 22.000 euros.

La Guardia Civil inició una investigación al tener conocimiento de que una mujer estaba merodeando en la zona de Castro por las inmediaciones de domicilios de personas de avanzada edad, “y en situación de especial vulnerabilidad”, con la finalidad de “ganarse su confianza”.

Los agentes vieron que en la feria de Castro de Ribeiras de Lea, la sospechosa se acercó, precisamente, a una persona de avanzada edad, con la que mantuvo una conversación.

Los guardias se pusieron posteriormente en contacto con la posible víctima para avisarla de las posibles intenciones de la mujer con la que había estado hablando.

Ese mismo día, sobre las cinco de la tarde, se presentó en su domicilio la sospechosa y se ofreció para ayudarla en la venta de productos agrícolas.

“Le dijo que ella tenía varios clientes en Lugo que le podían comprar toda la producción e incluso le podía abrir mercado para la venta de otro tipo de hortalizas. Asimismo, le indicó que disponía de una autorización para la venta de este tipo de productos en la” capital lucense, explica la Guardia Civil, “y que se la podía ceder de forma puntual para poder llevar a cabo la comercialización”.

Para ello, le explicó debían acudir a una oficina de Lugo en la que tramitar la documentación necesaria.

La víctima accedió a acompañarla “para efectuar las gestiones burocráticas oportunas y así poder vender los productos agrícolas”. De camino a Lugo, la detenida le preguntó en varias ocasiones si llevaba encima el DNI y, la bajarse del coche, se lo pidió para presentarlo ella directamente.

Cuando entraron en la oficina, la víctima se percató de que habían llegado a una sucursal bancaria, lo que hizo que se pusiese en alerta.

La supuesta estafadora le pidió que se quedase atrás y que no hablase, que ya se encargaba de las gestiones y ella solo tenía que firmar para obtener la autorización necesaria para vender sus productos.

Sin embargo, después de firmar un papel que ella misma le facilitó, observó como la cajera retiraba una gran cantidad de billetes, por lo que la víctima le preguntó directamente para qué era ese dinero.

Al informarla la empleada del banco de que se trataba de una retirada de dinero de su cuenta por orden de su acompañante, inmediatamente ordenó parar la operación, dijo que no quería sacar ninguna cantidad y menos entregársela a esa persona, a la que no conocía prácticamente de nada.

La supuesta estafadora fue posteriormente detenida por la Guardia Civil y puesta a disposición judicial.

Comentarios