sábado. 02.03.2024

El delegado del Gobierno en Galicia, Santiago Villanueva, ha presentado hoy las nuevas balizas inteligentes ante condiciones meteorológicas adversas que ha instalado la DGT en la Autovía del Cantábrico (A-8), concretamente en el Alto do Fiouco, afectado por la niebla y que llevaban "casi un mes" en pruebas. El objetivo es para tratar de mejorar las condiciones de seguridad en ese tramo, afectado normalmente por densos bancos de niebla que condicionan la circulación y provocan numerosos cortes de tráfico para evitar los accidentes que se produjeron tras su apertura.

 

Villanueva estuvo acompañado en la presentación, que tuvo lugar en el kilómetro 546 de la A-8, por el director del Centro de Gestión de Tráfico del Noroeste, Ramiro Martínez; la jefa provincial de Tráfico de Lugo, Paula Yubero; el jefe del sector de Tráfico de la Guardia Civil en Galicia, el teniente coronel Francisco Javier Molano; y el subdelegado del Gobierno en Lugo, Ramón Carballo.

 

El delegado del Gobierno en Galicia recordó que el sistema de balizas comenzó a funcionar hace "casi un mes" en pruebas y ha servido para "complementar" otras medidas implementadas por el Ministerio de Fomento para mejorar las condiciones de seguridad en ese tramo de autovía. "Es evidente, todos sabemos que hay un problema de niebla" en este tramo de la autovía, dijo Villanueva, por lo que "se trata de buscar soluciones para garantizar la seguridad vial de los usuarios".

 

"La Dirección General de Tráfico acaba de recibir un premio por este sistema, desarrollado por el centro de gestión en A Coruña, que es innovador", añadió, dado que las nuevas balizas permiten mejorar la visibilidad de los conductores "en condiciones adversas" y "detectar que hay vehículos circulando".

 

El nuevo sistema, precisó Villanueva, "cuando detecta el paso de vehículos, tanto por sensores de sonido como de presencia, va encendiendo las balizas, unas luces que primero son ámbar y luego de color rojo, lo que permite que el usuario, dado que son luces LED de alta visibilidad, sepa que hay alguien circulando delante de ellos". "Eso va a permitir adecuar la conducción" a las condiciones de la vía y, al mismo tiempo, facilitar "un uso más intensivo de la vía", agregó.

 

De hecho, precisó Ramiro Martínez, este sistema permitirá mantener la autovía abierta incluso cuando la visibilidad baje hasta los veinticinco o treinta metros por delante del vehículo, cuando en la actualidad se está cortando la circulación si es inferior a los cuarenta metros. Esa rebaja, precisó, supondría pasar de 544 horas con la autovía cerrada en el último año a tan solo once con la circulación interrrumpida.

 

El delegado del Gobierno aclaró que, en estos momentos, se está probando el nuevo sistema de balizado en un trecho de quinientos metros para corregir cualquier posible fallo, pero confía en que todo el tramo afectado por niebla cuente este mismo año con esa tecnología, después de una inversión que se acercará a los 800.000 euros. Recordó, además, que en estos momentos está pendiente la adjudicación de los prototipos que se implantarán para tratar de solventar los problemas que genera la niebla en este punto de la red viaria.

 

El plazo para presentar las propuestas acaba esta semana y, posteriormente, en unos cinco meses, se completará la selección de los prototipos "adecuados", que se centrarán en un "sistema físico para disipar la niebla" y en "sistemas tecnológicos de ayuda a la conducción".

Empiezan a funcionar las balizas inteligentes para mejorar seguridad en A-8