martes. 23.04.2024
El Ministerio de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones ha acordado con la Diputación de Lugo la puesta en marcha de un centro de acogida de protección internacional (CAPI) para refugiados en el municipio de Castro de Rei, gracias a la cesión por 75 años de la parcela que ocupaba un antiguo hospital psiquiátrico.

El desarrollo de este centro es posible gracias a la cesión realizada por parte de la Diputación de una parcela de casi 43.000 metros cuadrados, en la que se ubica el antiguo hospital psiquiátrico de San Rafael, actualmente en desuso.

El ministro de Inclusión, José Luis Escrivá, ha transmitido al presidente de la Diputación de Lugo, José Tomé Roca, su agradecimiento por la colaboración para hacer posible que Galicia y, en concreto este municipio, participe en la integración de las personas solicitantes de protección internacional que acceden al sistema de acogida.

La construcción de un CAPI en Castro de Rei, igual que los anunciados en Mérida, Soria, Valladolid, Azuqueca de Henares, Parayas, Vitoria-Gasteiz y Tàrrega, se enmarca en las actuaciones previstas en el componente 22 del Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia, cuyo objetivo es ampliar la capacidad del sistema de acogida mediante la creación de 5.700 nuevas plazas.

El centro de Castro de Rei, cuyas obras comenzarán el año que viene, tendrá una capacidad para 250 personas en un recinto en el que habrá espacios comunes, además del comedor, talleres y espacios deportivos diseñados por el Comité Olímpico Español (COE).

El Ministerio realizará una inversión de unos 12 millones de euros. La puesta en marcha del CAPI generará un importante impacto económico en la zona, puesto que se estima la creación de entre 20 y 25 empleos directos, además de unos 45 indirectos.

Por su parte, el presidente provincial ha señalado que “la satisfacción hoy es enorme y es doble, porque conseguimos recuperar para uso público estos terrenos públicos gracias a la iniciativa y al apoyo del Gobierno del Estado, con el que mantenemos una excelente relación, y lo hacemos con un proyecto de alto valor social”.

Un proyecto, precisó, “que prestará una atención adecuada e inmediata a esas personas que, desgraciadamente, tienen que salir de sus países de origen por una situación de emergencia”. 

El Gobierno convertirá el antiguo psiquiátrico de Castro en un centro de refugiados