viernes. 07.10.2022

La jueza toma declaración a la mujer presuntamente empujada desde la Muralla de Lugo

La magistrada del Juzgado de Instrucción número 2 de Lugo se ha desplazado este viernes al Hospital Universitario Lucus Augusti (HULA) para tomarle declaración a la mujer que el pasado 31 de octubre de madrugada fue, presuntamente, arrojada desde la Muralla de Lugo al patio interior de una vivienda, una caída desde unos doce metros de altura que provocó su ingreso en la UCI a causa de la gravedad de sus heridas.

muralla-lugo-9

La magistrada del Juzgado de Instrucción número 2 de Lugo ha tomado este viernes declaración a la mujer que el pasado 31 de octubre de madrugada fue, presuntamente, arrojada desde la Muralla de Lugo al patio interior de una vivienda, una caída desde unos doce metros de altura que provocó su ingreso en la UCI a causa de la gravedad de sus heridas.

Según ha informado del Tribunal Superior de Xustiza de Galicia (TSXG), la víctima todavía no ha recibido el alta hospitalaria, pero sí está en condiciones de ofrecer su testimonio, por lo que la jueza le ha tomado declaración desde el juzgado por videoconferencia, mientras que al Hospital Universitario Lucus Augusti (HULA), donde se encuentra ingresada, se han desplazado una letrada y una psicóloga.

La magistrada, dentro de las diligencias de investigación que se están practicando para esclarecer los hechos, también le ha tomado declaración hoy a un testigo.

En el caso hay un hombre investigado por un delito de homicidio en grado de tentativa, quien tiene vigente la prohibición de comunicarse y aproximarse a la víctima.

El joven de 24 años detenido como sospechoso quedó en libertad después de pasar a disposición judicial y de que el juez escuchase su testimonio.

El arrestado negó en su declaración en sede judicial que hubiese golpeado o empujado a la víctima y la jueza lo dejó en libertad a la espera de que concluya la investigación policial abierta para esclarecer este suceso.

Una hermana de la víctima, que sigue ingresada en el HULA a causa de la gravedad de sus heridas, dijo en declaraciones al diario El Progreso que “la quiso matar por ser transexual”.

Según la información facilitada por la Policía Nacional, los hechos ocurrieron en la madrugada del domingo -31 de octubre-, cuando la víctima, que estaba en la “calle de los vinos de Lugo”, en la Rúa Nova, conoció a un chico un año mayor que ella, con el que se tomó varias consumiciones en locales de la zona.

Posteriormente, se dirigieron al adarve de la Muralla de Lugo, donde, según las investigaciones de la Policía Nacional, ambos discutieron y el hombre golpeó a la mujer, que se precipitó al vacío desde una altura de doce metros, concretamente al patio interior de una vivienda abandonada en la zona de la Praza do Ferrol.

En vez de prestarle ayuda, el sospechoso se marchó del lugar y la dejó tirada en el suelo, en estado grave, dado que se fracturó varias vértebras, una pierna y la muñeca.

Fue a las siete de la mañana, cuando un transeúnte, que caminaba por el adarve de la Muralla, escuchó los gritos de una chica pidiendo auxilio.

En un primer momento no pudo identificar de dónde procedían, pero poco después, alcanzó a ver el lugar en el que se hallaba tirada, en el fondo de un patio interior.

Inmediatamente, llamó a los servicios de emergencias, que movilizaron a la Policía Local, a los Bomberos y al 061. Una vez rescatada, la víctima fue evacuada al HULA.

En aquel momento, la joven no recordaba nada de lo sucedido, pero posteriormente los familiares se pusieron en contacto con la Policía Nacional para informar de que la mujer podría haber sido empujada desde el adarve.

La denuncia hizo que se pusiese en marcha una investigación por parte de los agentes que se ocupan de este tipo de delitos.

Aunque no pudieron hablar con la víctima, por recomendación médica, sí recuperaron su teléfono móvil y recogieron el testimonio de familiares y personas que habían tenido contacto con ella, lo que les permitió “reconstruir todos lo pasos dados la noche anterior por la pareja”.

Realizadas esas pesquisas previas, se le tomó declaración “a todos los implicados en el caso”, desde “la persona que la encontró” hasta “los responsables de los locales de ocio donde habían estado la noche anterior”.

Identificado el supuesto agresor, se procedió a su localización y detención, en principio como presunto autor de un delito de lesiones graves y otro de omisión del deber de socorro. 

La jueza toma declaración a la mujer presuntamente empujada desde la Muralla de Lugo
Comentarios