viernes. 01.03.2024

La residencia de mayores de As Gándaras, donde esta misma semana se detectó un brote de legionella, ha vuelto a utilizar el agua caliente sanitaria para las duchas, después de los trabajos de desinfección que fueron realizados en los últimos días para eliminar el foco de ese contagio.

 

Fuentes de la Xunta de Galicia confirmaron a EFE que la pasada noche comenzaron a utilizarse de nuevo las duchas de agua caliente, después de varios días en los que se interrumpió su uso, precisamente porque fue en esa parte de la instalación sanitaria donde se detectó el brote de legionella.

 

La jefa territorial de la Consellería de Sanidade, Patricia Daporta, confirmó a EFE que "el día 10, cuando se confirmó el segundo caso" de legionella, ya se hizo por parte de las autoridades sanitarias "la declaración oficial de brote", aunque "en ese momento" ya disponían "de información oficial" sobre "cuál era el foco".

 

Al comprobarse que el origen estaba "en el agua sanitaria", se "tomaron las medidas oportunas" para que los "habitantes de la residencia no tuviesen contacto con la legionella", fundamentalmente evitar "por todos los medios" que se produjese el efecto "aerosol", de modo que se recomendó "dejar de usar las duchas de agua caliente".

 

"A partir de ahí", matizó, se le comunicó a la empresa y comenzaron a realizarse las desinfecciones oportunas, "establecidas en el Real Decreto de control de legionella para estos casos".

La residencia de As Gándaras vuelve a utilizar el agua caliente en las duchas