viernes 21/1/22

Martínez declaró durante una hora sobre unas expropiaciones en Portomarín

El portavoz socialista en la Diputación de Lugo y Responsable de Vías y Obras, el alcalde de Becerreá, Manuel Martínez, ha prestado declaración durante algo más de una hora ante la titular del Juzgado de Instrucción Número 1 de Lugo en relación con un supuesto delito de tráfico de influencias, por las expropiaciones realizadas para ejecutar una obra en el municipio de Portomarín.

El portavoz socialista en la Diputación de Lugo y Responsable de Vías y Obras, el alcalde de Becerreá, Manuel Martínez, ha prestado declaración durante algo más de una hora ante la titular del Juzgado de Instrucción Número 1 de Lugo en relación con un supuesto delito de tráfico de influencias, por las expropiaciones realizadas para ejecutar una obra en el municipio de Portomarín. Según informó a EFE el propio Martínez, fue citado para prestar declaración como imputado a las ocho y media de la mañana, aunque su comparecencia ante la jueza instructora no comenzó hasta cerca de las diez.

 

En cuanto a las preguntas formuladas por la instructora, explicó que fue interrogado en relación con la obra de Alto do Valiño a Valdeporrás y, en concreto, por si había ordenado "modificar el proyecto" original para "beneficiar en las expropiaciones a unos parientes de la -anterior- alcaldesa de Portomarín", la socialista Silvia Rodríguez.

 

Martínez aseguró sentirse "tranquilo" y afirmó que "es falso" que ordenase "hacer cambios" en el plan de ejecución de esa obra, porque las modificaciones "tanto en el proyecto" como "a posteriori, durante la ejecución de la obra", las "hacen los técnicos".

 

"Una vez que conozco la acusación y sé lo que hay, sé que no hice nada ni ordené nada, ni para beneficiarlos ni para perjudicarlos, porque estamos hablando de unas expropiaciones que se iniciaron entre los años 2005 o 2006", añadió. Sin embargo, el dinero para esas obras se perdió, "porque en la época del gobierno anterior se aprobaban los proyectos pero a veces no había consignación presupuestaria o no había -disponibilidad- de los propios terrenos".

 

"En este caso, sí había consignación presupuestaria", precisó, porque las obras contaban con dinero de los programas POS y POL, financiados al 50% por la Diputación y el gobierno central, "pero las obras no se ejecutaron por no disponer de los terrenos hasta el año 2008". "Al perder la asignación", lo que se hizo "fue paralizarlas", precisó.

 

Sin embargo, "cuando se hizo el Plan Extraordinario" de obras pública por parte de la Diputación, la mejora en esa carretera fue una de las actuaciones que decidió meter el gobierno bipartito, por lo que se "refundió aquel proyecto" inicial, que "estaba a trozos", de modo que se juntaron "los tres proyectos que había" para ese tramo "con las expropiaciones que había".

 

Según Martínez, "las expropiaciones las hacen los técnicos, sin dirección y sin orden" por su parte y, a partir de ahí, pasa a la "unión de proyectos", momento en el que él mismo le "pierde la pista" a esa actuación, por lo que los "reformados posteriores" se hacen "en función de las dificultades que fueron surgiendo en la ejecución de la obra".

 

"Creo que es un trámite administrativo en el que no hay decisión política de ningún tipo", concluyó. Martínez también fue interrogado sobre su participación en el proyecto del polideportivo de Portomarín y un cambio que fue llevado a pleno en su presupuesto.

 

Martínez declaró durante una hora sobre unas expropiaciones en Portomarín
Comentarios