lunes. 22.07.2024

Los vecinos del octogenario de Begonte que fue arrestado por efectuar dos disparos contra ellos, cuando colocaban un cierre de piedras frente a su casa, reconocieron a EFE que tienen "miedo" después de que el hombre quedase en libertad sin medidas cautelares, porque ya se sintieron amenazados por él nada más regresar de los juzgados de Vilalba.

 

El hombre, que fue detenido por la Guardia Civil y pasó una noche en los calabozos de la Comandancia de Lugo, quedó ayer en libertad tras prestar declaración en la sede judicial, sin medidas cautelares, pero como investigado por un supuesto delito de amenaza con arma. Según sus vecinos, el hombre, de 84 años, nada más "bajarse de un taxi", al ver que los residentes de la casa de al lado habían salido para comprobar quién llegaba en ese coche, les hizo la señal "de la cruz".

 

José Jeremías Fernández dijo a EFE que están inquietos por el regreso del octogenario, porque vista su actitud nada más poner pie en el lugar de Trobo, donde sucedieron los hechos, dejó bien claro que "mucho miedo no ha cogido" con la detención. Además, recordó que, a pesar de que la Guardia Civil le requisó tres escopetas, no apareció "la pistola" con la que supuestamente efectuó dos disparos. "Yo vi perfectamente la pistola", dijo este vecino, porque "la principio pensé que era de broma", pero luego "al escuchar los dos tiros" se dio cuenta de que "de broma nada".

Miedo entre los vecinos al quedar libre el octogenario que disparó contra ellos