jueves 21/10/21

Piden seis años por asestarle varias puñaladas a su copiloto con un cuchillo

Un joven de 23 años de edad será juzgado esta semana en la Audiencia Provincial de Lugo por los supuestos delitos de homicidio y robo con violencia en grado de tentativa, dado que se encuentra en prisión preventiva por asestarle varias puñaladas con un cuchillo de cocina a la persona que viajaba con él como copiloto para que le entregase el dinero que llevaba en la chaqueta.

justicia8

Un joven de 23 años de edad será juzgado esta semana en la Audiencia Provincial de Lugo por los supuestos delitos de homicidio y robo con violencia en grado de tentativa, dado que se encuentra en prisión preventiva por asestarle varias puñaladas con un cuchillo de cocina a la persona que viajaba con él como copiloto para que le entregase el dinero que llevaba en la chaqueta.

Según el escrito del ministerio público, los hechos sucedieron el 6 de marzo de 2020, sobre las 22:00 horas, en un descampado de un polígono de Lugo.

El fiscal afirma que el conductor le asestó al copiloto una puñalada con un cuchillo de cocina a la altura de la rodilla, al tiempo que le exigía que le entregase el dinero que llevaba en la chaqueta.

Ante la negativa de la víctima a darle el dinero, “sin previo aviso y con la intención de terminar con su vida”, o “al menos asumiendo las evidentes consecuencias negativas” de su acción, “le asestó varias puñaladas en la zona lumbar, tórax y costado”.

En el escrito de acusación se hace constar que las lesiones que le provocaron las puñaladas “le habrían ocasionado la muerte de no recibir asistencia médica urgente, una atención que le generó al Sergas unos gastos próximos a los 6.000 euros.

El acusado, que permanece en prisión preventiva desde el 16 de marzo de 2020, está diagnosticado de un trastorno por déficit de atención y trastorno límite de la personalidad de tipo impulsivo, por lo que el fiscal contempla una eximente incompleta, dado que en el momento de los hechos “tenía afectada su capacidad volitiva, pero no anulada”.

Pide para el acusado seis años de cárcel, la prohibición de acercarse a la víctima o comunicarse con ella durante 11 años y el pago de los gastos generados al Sergas y de 10.100 euros a la víctima, en concepto de indemnización.

Comentarios