domingo. 27.11.2022
Lugo | Botellón

Preocupación en Lugo por botellones "masivos" en el atrio de la Catedral

La celebración de un nuevo macrobotellón el pasado fin de semana en el atrio de Catedral de Lugo ha encendido todas las alarmas, debido a que esta práctica está provocando una importante "degradación" en un entorno especialmente sensible del casco histórico, habida cuenta de que en la Plaza de Pío XII confluyen tres elementos Patrimonio de la Humanidad.

La celebración de un nuevo macrobotellón el pasado fin de semana en el atrio de Catedral de Lugo ha encendido todas las alarmas, debido a que esta práctica está provocando una importante "degradación" en un entorno especialmente sensible del casco histórico, habida cuenta de que en la Plaza de Pío XII confluyen tres elementos Patrimonio de la Humanidad.

 

El delegado de Patrimonio Histórico de la Diócesis de Lugo, César Carnero, reconoció que "el botellón ya estaba presente en este espacio", en el que confluyen la Catedral, el Camino Primitivo y la Muralla romana -los tres bienes mundiales que tiene la ciudad-, pero hasta ahora nunca había alcanzado tal nivel de participación. Reconoció que hay "miedo a que el entorno que forman la Plaza de Santa María -donde también se encuentra el Palacio Episcopal- y el atrio de la Catedral acabe por convertirse en el nuevo parque" para la organización de estos botellones "masivos".

 

Recordó que "el entorno de la Catedral está muy degradado", precisamente porque "el botellón ya estaba en estos espacios", muy próximo a las zonas de movida nocturna. Según Carnero, más allá de la suciedad y de la sensación de abandono que provoca esta situación, el principal problema para la conservación de los elementos monumentales reside en la "orina", dado que la gente "orina masivamente" contra las puertas de la Catedral.

 

El problema es muy visible en el atrio de la Catedral, pero especialmente en la puerta norte, donde la corrosión ya ha destruido parte de los "hierros" originales "del siglo XIII". A la larga, incidió Carnero, también se hará evidente el efecto sobre las piedras de granito que forman las paredes del templo.

 

"El Ayuntamiento es consciente de esta realidad", dijo Carnero, porque se trata de "un problema conocido", pero de momento no ha encontrado la fórmula para frenarlo. Ahora la preocupación es mayúscula ante la perspectiva de que el problema se agrave con la celebración de macrobotellones, porque "eso sí sería especialmente grave", lamentó.

Preocupación en Lugo por botellones "masivos" en el atrio de la Catedral
Comentarios