martes. 23.04.2024

En torno a una veintena de personas vinculadas con Urbaser, la empresa que gestiona el servicio de recogida de basuras en Lugo, han denunciado hoy en el pleno municipal que se viola su derecho a huelga en una sesión en la que se han aprobado descuentos a los vecinos por los días en que no se realizó este servicio.


Los once miembros del comité de empresa de Urbaser ahora despedidos, junto con otros dirigentes sindicales, han estado en el pleno del Ayuntamiento en el que han aplaudido la intervención de la concejala del BNG Paz Abraira y más tarde se han marchado entre protestas.


Antes de irse han dicho que "no se puede violar el derecho a huelga", han pedido "dignidad" y han comentado que se van "a la calle y que se queden ellos", pues "así está la clase política de esta ciudad".


Mientras, desde fuera se han escuchado cánticos de las personas concentradas que decían: "Orozco, escucha, la plantilla está en lucha" o "La corrupción, que apruebe la moción".


El grupo municipal del Partido Popular ha presentado una moción de urgencia relativa al descuento en el recibo de la recogida de la basura en la que recuerda que la huelga en este servicio empezó el 9 de junio.


Según relata en su moción los servicios mínimos se incumplieron desde el primer momento "provocando una situación de absoluto abandono en la limpieza del municipio, generando de esta forma graves problemas de insalubridad, hasta el punto de decretarse una alerta sanitaria en numerosos puntos de la ciudad".


El grupo plantea "el descuento en el recibo de los vecinos por la recogida de basuras, por los servicios prestados; así como no abonar a la empresa concesionaria los servicios no prestados".


Esta moción se ha aprobado por unanimidad mientras que otra del BNG ha sido rechazada con los veintidós votos en contra de PP y PSdeG-PSOE y con los dos votos a favor del grupo nacionalista.


Este último grupo pedía "la readmisión de los despedidos", que se "retiren las sanciones" y "mediación" en una situación en la que existe "un decreto de servicios mínimos que implica denegación de derecho a huelga, pues son del cien por cien durante el Arde Lucus en el casco histórico y del setenta por ciento en el resto de la ciudad".


"Lo que le preocupa al Gobierno municipal no es la basura, es que la gente vea la basura", afirma Abelaira, que se llevó un estruendoso aplauso de los trabajadores de Urbaser presentes.


El portavoz del Partido Popular, Jaime Castiñeira, ha hablado de la "mala gestión del Gobierno municipal de este conflicto" que está "a punto de empezar la cuarta semana y lo triste es que está peor que el primer día" pues "el Ayuntamiento tiene que exigir a la empresa que cumpla ese decreto de servicios mínimos".


"El Gobierno municipal se puso del lado de la empresa y abandonó a los trabajadores", ha asegurado el edil popular que quiere que se "rescate del contrato y siempre sin indemnización a la empresa".


El teniente de alcalde, el socialista Luis Álvarez, ha afirmado que "la situación cada vez es más sencilla" y que todo el mundo sabe "lo que es el derecho a huelga", pero "por encima de ese derecho y de otros muchos hay una prevalencia" como "el derecho a un entorno salubre".


Según él hubo una situación crítica hace cinco días con cerca de cien puntos en alerta por la basura acumulada y a día de hoy solo quedan nueve por el trabajo combinado de Urbaser y Tragsa.


Ha relatado que gracias a los esfuerzos del Ayuntamiento "unos cuantos trabajadores de Urbaser que estaban despedidos, ya no lo están", en referencia a los once readmitidos mientras que los once miembros del Comité de Empresa continúan sin trabajo.


Tras estas frases los trabajadores presentes profirieron quejas y el alcalde, Xosé Clemente López Orozco, tomó la palabra para ratificar las palabras de su hombre de confianza.


"Si no llega a ser por las acciones del señor Álvarez y mías, los trabajadores despedidos no seguirían formando parte de la empresa. Por nuestra acción lo siguen siendo", ha concluido.  

Trabajadores de Urbaser denuncian en el pleno la violación de sus derechos