viernes 20/5/22

Un joven puede ser condenado a 4 años de cárcel por fuga temeraria en un control

Un joven que se fugó de un control de carretera de forma temeraria, hasta el punto de que obligó a uno de los agentes de la Guardia Civil a tirarse al arcén para no ser arrollado por su coche, podría ser condenado a cuatro años de cárcel, informaron hoy fuentes judiciales.

Un joven que se fugó de un control de carretera de forma temeraria, hasta el punto de que obligó a uno de los agentes de la Guardia Civil a tirarse al arcén para no ser arrollado por su coche, podría ser condenado a cuatro años de cárcel, informaron hoy fuentes judiciales.

 

Según el escrito de acusación de la Fiscalía, el coche supuestamente conducido por el hombre, de 25 años, circulaba hacia las 02:00 horas del 6 de enero de 2013 a 145 kilómetros por hora, según el radar instalado en el kilómetro 507 de la carretera N-VI, una zona limitada de velocidad limitada a 80.

 

Cuando las autoridades le hicieron señas, un kilómetro más adelante, para que parase el vehículo, el conductor redujo la marcha cuando se encontraba a unos cincuenta metros de un agente de la Guardia Civil que le hacía indicaciones, indica la Fiscalía. Sin embargo, el conductor "seguidamente aceleró a fondo al tiempo que cambió la luz de cruce por la de la largo alcance".

 

De acuerdo con el relato de la Fiscalía, el conductor hizo un "zig-zag dirigiéndose hacia el agente", que "tuvo que tirarse al arcén para evitar ser arrollado por el vehículo", cuyo conductor se fugó. La Fiscalía considera que esos hechos son constitutivos de un delito de atentado.

 

Un joven puede ser condenado a 4 años de cárcel por fuga temeraria en un control
Comentarios