miércoles. 19.06.2024

Kenzo, un niño francés de ocho años con cáncer cerebral, cumplió su ilusión de ver a su equipo favorito, el Marsella, en el estadio del Ajaccio durante el último partido de la Ligue 1. Sin embargo, su experiencia se vio empañada por actos de violencia inaceptables. Durante el encuentro, Kenzo y su padre fueron agredidos por seguidores radicales del Ajaccio, quienes golpearon al padre y le arrancaron la camiseta al niño, que luego fue quemada.

Amandine, la madre de Kenzo, relató la situación angustiante que vivieron. Estos actos dejaron profundas secuelas en el pequeño, quien ya está perdiendo la vista debido a su enfermedad. Antes de quedar ciego por completo, su deseo era presenciar un partido del Marsella en Ajaccio, pero estos actos han causado un gran trauma en él.

El club del Ajaccio ha denunciado estos incidentes y ha condenado enérgicamente la violencia ocurrida durante el partido. La familia de Kenzo ha compartido su historia para crear conciencia sobre la importancia de brindar un entorno seguro y comprensión a niños que enfrentan enfermedades graves. Esperan que este incidente genere cambios y se tomen medidas para prevenir futuros actos de violencia en los eventos deportivos.

Agreden y queman la camiseta a un niño del Marsella con un tumor cerebral