domingo 17/10/21

Francia retrasará las rebajas al 20 de enero a petición del comercio

El Gobierno francés ha accedido a las demandas del pequeño comercio para que se retrasen las rebajas de enero, que finalmente empezarán el día 20 para que así las tiendas tengan dos semanas suplementarias para reducir la existencias a las que no han dado salida durante el confinamiento.

El Gobierno francés ha accedido a las demandas del pequeño comercio para que se retrasen las rebajas de enero, que finalmente empezarán el día 20 para que así las tiendas tengan dos semanas suplementarias para reducir la existencias a las que no han dado salida durante el confinamiento. El secretario de Estado de las Pequeñas y Medianas Empresas, Alain Griset, anunció este viernes el aplazamiento, una decisión que dijo haber tomado después de "haber consultado mucho" con los comerciantes y con las asociaciones de consumidores, en una entrevista a la emisora de radio Sud Radio.

 

El ministro de Finanzas, Bruno Le Maire, explicó en otra entrevista al canal BFMTV que "es una forma de dar margen a los pequeños comerciantes" y que confía en que con la nueva fecha las cosas "funcionarán y los franceses privilegiarán los comercios de proximidad". Dos federaciones de comerciantes independientes habían pedido el retraso de las rebajas, que inicialmente debían comenzar el 6 de enero, porque tienen un alto nivel de existencias que no han podido vender por el confinamiento que durante un mes hasta el 28 de noviembre prohibió la apertura de tiendas de productos no esenciales. Le Maire, por otra parte, confirmó que los restaurantes, que están clausurados en Francia desde octubre -solo pueden vender comida para llevar-, no reabrirán al menos hasta el 20 de enero y en el caso de los bares la decisión también "dependerá de la situación sanitaria".

 

El ministro justificó todos esos cierres administrativos insistiendo en que de esa forma se ha conseguido detener la propagación de la covid, y eso limitando el impacto económico, ya que la actividad ha descendido un 12 % en noviembre, cuando durante el primer confinamiento en abril el hundimiento fue del 30 %. El responsable de Finanzas se reafirmó en su línea de que la reforma de las pensiones es absolutamente necesaria porque "hay dificultades de financiación" y sus "problemas no desaparecen por encanto", aunque tendrá que esperar hasta cuando "hayamos amortiguado el choque" del coronavirus. Esa reforma quedó aplazada cuando estalló la crisis actual y por ahora no se sabe cuál será el calendario, como reconoció el mismo Le Maire.

Comentarios