martes. 16.07.2024

El Gobierno francés ha decidido intervenir este martes forzando a algunos huelguistas a trabajar y desbloqueando centros petroleros estratégicos ante los más que visibles problemas de aprovisionamiento en las gasolineras por las protestas contra su reforma de las pensiones.

A falta de una cifra nacional del Ejecutivo, Le Figaro calcula que un 9,5 % de las gasolineras del país se han quedado sin gasolina o sin gasóleo, pero el porcentaje es muy variable según las regiones.

El ministro de Transportes, Clément Beaune, ha reconocido esta mañana en una entrevista a la emisora France Inter que en Bouches du Rhone, el departamento con capital en Marsella, en la mitad de las estaciones de servicio se ha agotado alguno de los carburantes.

De ahí que el Ministerio de la Transición Energética haya anunciado que durante 48 horas va a obligar a volver al trabajo a algunos empleados del depósito de Fos-sur-Mer en ese departamento.

En concreto, para que salga combustible de esas instalaciones que aprovisionan la región Provenza Alpes Costa Azul, el este de la de Occitania y la de Lyon a través de un oleoducto, tendrán que trabajar tres empleados en cada turno de ocho horas.

El portavoz del Gobierno, Olivier Véran, ha puntualizado en la radio RTL que se podrán tomar medidas similares si hay otros problemas de aprovisionamiento: “Cuando se constate que los bloqueos obstaculizan la movilidad de los franceses, se levantan los bloqueos”.

De hecho, la pasada madrugada las fuerzas del orden han intervenido para despejar el acceso a la terminal petrolera de Donges, en el complejo del puerto de Saint Nazaire cerca de Nantes (oeste), que estaba ocupado por un piquete de huelguistas desde hacía una semana.

Paradas las refinerías del país
Según la Confederación General del Trabajo (CGT), desde el lunes no sale ni una gota de carburante desde las siete refinerías del país, que bien están paradas o bien en proceso de parada.

Esa situación, de prolongarse, tendrá efectos sobre el aprovisionamiento de las gasolineras, que por ahora reciben el carburante de otros depósitos distribuidos por todo el país.

Además de la limitación de venta de carburante a 30 litros por automovilista en algunos departamentos, el Ministerio de la Transición Energética ha insistido en las medidas de anticipación que ha tomado desde el comienzo de las movilizaciones hace ya dos semanas, como la liberación de reservas estratégicas.

Los bloqueos de los puertos por piquetes de huelguistas también se avanzan como una de las causas de que las reservas de gas en Francia se hayan hundido y estén por debajo del umbral del 30 %, cuando en el conjunto de la Unión Europea el nivel actual sobrepasa el 55 %.

En el sector de la energía, los paros también se hacen sentir en nueve centrales nucleares, aunque no se hayan parado, y se traducen en reducciones de tensión que hasta ahora no causan problemas de aprovisionamiento.

En los transportes, tanto hoy como mañana se han tenido que anular el 20 % de los vuelos en el aeropuerto parisino de Orly y en el de Marsella por la huelga de controladores aéreos.

Y Beaune ya ha reconocido que la situación será peor el jueves, cuando todos los sindicatos han convocado la novena jornada de movilización nacional, con manifestaciones y nuevos paros para intentar obligar al Gobierno a renunciar a su reforma de pensiones, aunque ya está formalmente adoptada.

Las gasolineras francesas se quedan sin carburante, el Gobierno interviene