sábado 31/7/21
Portugal | Peajes

Portugal rebaja un 15 % los peajes de varias vías fronterizas con España

El Gobierno portugués va a reducir el importe de los peajes de varias autopistas del país, fronterizas con la vecina España, una rebaja que entrará en vigor a partir del próximo 1 de agosto, entre ellos el de la A24 entre Viseu y Chaves, localidad que conecta al país luso con Verín (Ourense).

El Gobierno portugués va a reducir el importe de los peajes de varias autopistas del país, fronterizas con la vecina España, una rebaja que entrará en vigor a partir del próximo 1 de agosto, entre ellos el de la A24 entre Viseu y Chaves, localidad que conecta al país luso con Verín (Ourense).

 

Según una orden ministerial publicada hoy, se reducirán los peajes en la A22 entre Lagos y Vila Real de Santo António (fronteriza con la provincia de Huelva), la A25 en el tramo entre Albergaria-a-Velha y Vilar Formoso (en la frontera con Salamanca), en la A23 entre Torres Novas y Guarda (también muy cerca de Salamanca) y en la A4 entre Amarante y Quintanilha (colindante con la provincia de Zamora). El Gobierno explica que esta rebaja en el importe de los peajes responde a su compromiso con la promoción de la cohesión territorial en el interior del país, que comprende regiones "económicamente más desfavorecidas o geográficamente más penalizadas".

 

Además, también se van a ampliar los descuentos ya existentes para los vehículos pesados y de mercancías en las mismas autopistas, con el objetivo de "mitigar los efectos de los peajes en la actividad económica y las exportaciones y concretamente en los costes del transporte de mercancías".

 

Concretamente, los descuentos pasan del 10 % al 15 % en el periodo diurno y del 25 % al 30 % en el nocturno (entre las 20.00 y las 7.59 horas) y en los fines de semana. Las vías en las que se van a reducir los peajes son algunas de las que antes se conocían como "SCUT" (acrónimo de Sin Coste para el Usuario y construidas con fondos europeos), pero que en 2011 dejaron de ser gratuitas tras una decisión del anterior Gobierno luso, coincidiendo con el agravamiento de la crisis económica en Portugal.

Comentarios