domingo 17/10/21

Absuelta de un delito de abusos a un menor por "inconsistencias" del joven

La sección segunda de la Audiencia Provincial de Ourense ha acordado la absolución de una mujer acusada de un delito de abusos sexuales a un amigo de sus hijas, adolescente, al tener en cuenta las “inconsistencias” en el relato del joven en sus declaraciones ante las fuerzas de seguridad y en el juzgado. 

justicia9

La sección segunda de la Audiencia Provincial de Ourense ha acordado la absolución de una mujer acusada de un delito de abusos sexuales a un amigo de sus hijas, adolescente, al tener en cuenta las “inconsistencias” en el relato del joven en sus declaraciones ante las fuerzas de seguridad y en el juzgado.

Según el fallo facilitado por el Tribunal Superior de Xustiza de Galicia (TSXG), el tribunal orensano considera que no hay pruebas de que la acusada, que tenía 35 años cuando sucedieron los hechos, hubiese mantenido relaciones sexuales con el adolescente ni que supiese que tenía menos de 16 años.

Los hechos ocurrieron un fin de semana de mayo de 2019, cuando la acusada y los otros jóvenes, entre ellos el adolescente que tenía 15 años, decidieron participar en el juego de la botella.

“En un momento determinado de la noche, el menor y la acusada pasaron a otra habitación en solitario del piso, en la que se mantuvieron durante un breve lapso”, indican los magistrados.

“La prueba actuada en el juicio no permite dotar de verosimilitud inequívoca al testimonio del menor, que carece de la persistencia declarativa requerida y no está ausente de incredibilidad subjetiva, no concurriendo corroboraciones periféricas objetivas que la doten de la precisa veracidad”, destaca el tribunal.

El ministerio fiscal, que calificó los hechos como constitutivos de un delito de abusos sexuales, pedía para la mujer diez años de prisión y la prohibición de aproximarse a menos de 300 metros de la víctima o comunicarse con ella durante un periodo de ocho años.

Para la sala, “no resulta acreditado que la acusada, de 35 años de edad y sin antecedentes penales, hubiere mantenido relaciones sexuales con él ni que conociese que tenía menos de 16 años” y añade que "en absoluto, que éstos entrasen juntos en una habitación equivale a extraer, de manera inequívoca, la conclusión de que medió relación sexual entre ambos”.

“Resulta significativo que la llamada anónima, origen de la incoación de las diligencias se produce el 22 de junio, esto es, cinco días después de la ocurrencia de un accidente de circulación en el que el menor pilotaba un vehículo, careciendo de permiso”.

El adolescente viajaba acompañado de la acusada y otras dos personas; circunstancia que, para este tribunal, “podría enturbiar sus buenas relaciones hasta esa fecha ante el temor de que aquella declarase quien conducía el turismo”.

Comentarios